Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

24-09-2020

¿Cuántas entidades tener en el pool?

Hoy abordamos una de las consultas de financiación para empresas que más recibimos, determinar el número óptimo de entidades del pool bancario, y cuando decimos entidades ya no sólo nos referimos a bancos, evidentemente nos referimos a todos los canales de financiación que hoy conviven para financiar empresas a través de deuda.

La respuesta a esta pregunta no es la misma para todas las empresas, algunas tienen más necesidades que otras, no todas consumen la misma proporción de financiación de corto y largo plazo, no todas están igual de capitalizadas, ni se encuentran en la misma etapa del ciclo de vida empresarial, así que no hay un número fijo de entidades con las que trabajar, pero si tenemos algunos consejos que os ayudarán a decidir cuántas entidades escoger. El pool bancario debe cubrir las necesidades de financiación de la empresa en cada momento, eso es obvio, pero debe hacerlo buscando cuatro objetivos fundamentales.

Evitar las dependencias

Las dependencias no son buenas en ninguna área del negocio, no lo son con los clientes, ni con los proveedores, ni con los empleados, y tampoco lo son con las entidades de financiación, que no son más que el proveedor financiero de la empresa. Tener dependencia de alguna de las entidades que componen el pool bancario puede poner en peligro la continuidad de la empresa en momentos de tensiones de liquidez en los que la empresa necesite, por ejemplo, una reestructuración de deuda o una inyección puntual de liquidez a corto plazo, en esos momentos negociar con una sola entidad es jugárselo todo a una carta.

Además, tener pocas entidades muy concentradas en el pool bancario en un entorno de fusiones bancarias, puede poner en serio peligro la continuidad de la empresa porque en estos procesos siempre se recorta la financiación que la empresa tiene disponible.

Evitar entidades infrautilizadas

Las entidades del pool bancario con una cifra baja de financiación tampoco interesan. En este caso el motivo es que las condiciones económicas no van a ser favorables para la empresa. La entidad, bancaria o no bancaria, espera tener un nivel de ingresos mínimo por cliente, si su volumen no es suficiente para llegar a ese nivel, las condiciones económicas serán mayores, así que, tener un pool demasiado amplio con volúmenes muy bajos por entidad, encarece el gasto financiero de la empresa.

Evitar entidades sobreutilizadas

Ahora nos situamos en el lado contrario, tenemos un pool bancario diversificado, pero tenemos algunas entidades sobreutilizadas. Eso no quiere decir que la empresa tenga dependencia de esa entidad, significa que la está sobreutilizando por encima de los límites que la entidad tiene con la empresa. Esa posición de líneas excedidas de límite suele incomodar a la entidad que, normalmente, opta por recortar sus líneas de financiación con la empresa. Interesa tener una utilización media de entorno al 60% de las líneas de circulante con cada entidad y tener con ellas, una posición de deuda a largo plazo acorde a la cuota de cada entidad en el pool bancario.

Optimizar la gestión administrativa

Por último, se trata de optimizar la gestión administrativa que se deriva de la financiación de la empresa y el número de entidades, un número excesivo de entidades aumenta los costes de administración y las probabilidades de cometer errores. En un mundo ideal, el coste administrativo mínimo seria el de trabajar con una sola entidad, pero entonces estamos incumpliendo el primero de los cuatro objetivos.

Cómo gestionar el pool bancario

Ya tenemos claro cuales son nuestros objetivos para estructurar el pool bancario, ahora vamos a ver cómo lo gestionamos. Nos centraremos en dos puntos fundamentalmente.

Determinar periódicamente las necesidades de financiación de la empresa

Parece obvio, pero este es un tema que muchas empresas resuelven sobre la marcha y eso les impide tener claro cuántas entidades necesitan, cayendo en la dependencia, y sus riesgos, o asumiendo costes financieros muy elevados.

La financiación de la empresa es una cifra dinámica que cambia a lo largo del tiempo, por lo que es una variable más a gestionar, como las ventas o los márgenes, y es necesario anticiparse a las necesidades de financiación para el próximo mes o trimestre. Las necesidades se componen de financiación de corto plazo, en función de los plazos de cobro y pago y el ciclo de producción, y las necesidades de largo plazo, en función de las previsiones de inversión en activo o planes de expansión o las necesidades de refinanciación.

Te recomendamos la plantilla que permite calcular las necesidades de financiación de una empresa de forma sencilla y muy rápida. La tenemos disponible tanto en la sección de calculadoras y plantillas como en PlantillasPyme.

Dividir de forma equitativa la financiación y la operativa

Si tenemos bien determinadas las necesidades de financiación, este punto es sencillo. Lo ideal es que las entidades financien a la empresa en cifras similares, que todas aporten aproximadamente lo mismo y se lleven también la misma porción de negocio de la empresa.

De la misma forma, es saludable repartir el mismo negocio de cobros y pagos a las entidades, cuando estas lo permitan (no es posible con muchas entidades de financiación no bancaria). En otros artículos hacíamos mención de la importancia de dejar ver al banco el flujo de cobros y pagos de la empresa por sus implicaciones en el rating, y volvemos a hacer mención de esto para determinar el número de entidades óptimo, así que todas las entidades con financiación similar, y todas ellas con una parte equitativa de los cobros y pagos de la empresa.

La cifra de cada entidad, además de ser equitativa, debe ser acorde a la política de riesgos de la entidad, es decir, los bancos medianos deberían tener unas cifras algo menores de financiación que los bancos cotizados de primera línea, que suelen asumir más cuota dentro del pool bancario.

 

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Si necesitas financiación para tu empresa o quieres más información, completa el formulario sin compromiso y nos pondremos en contacto para informarte de forma personalizada.

  • Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google

C. Aragón 336, Barcelona (08009)
T. +935 660 108
M. info@financlick.es