Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

31-03-2019

Qué es y cómo funciona el lease back

Las necesidades de financiación de cada empresa son muy distintas y parten de circunstancias únicas. Por ello, no en todos los casos se pueden cubrir las necesidades financieras con los productos más tradicionales. De forma que, resulta interesante examinar otras fórmulas de financiación. Por ejemplo, una de ellas que no es muy conocida: el lease back.  

Vamos a revisar qué es y cómo funciona el lease back, una forma de financiación a la que recurren cada vez más tanto pequeñas como grandes empresas que cuentan con elementos patrimoniales en su activo.

¿Qué es el lease back?

Esta modalidad de financiación es también conocida como leasing inverso, retrolesing o lease banking

Se trata de una operación por la que una empresa que tiene en propiedad un activo -que puede ser un bien mueble o inmueble- lo vende a una sociedad de financiación para obtener liquidez y al mismo tiempo ésta hace un contrato arrendamiento financiero con futura opción a compra sobre el mismo bien

De esta forma, la empresa que inicialmente posee el bien, obtiene liquidez, el derecho de uso sobre el bien por el tiempo que dura el contrato de arrendamiento a cambio de un 'alquiler' , y se asegura recuperar la propiedad del bien al final del contrato de lease back

Cómo funciona el lease back

Pago de rentas o cuotas

La empresa que vende el activo -por ejemplo, un edificio o una nave industrial- se convierte en arrendataria del mismo y para seguir usándolo debe pagar la cuota periódica o renta durante los años definidos en el contrato hasta alcanzar el precio de compraventa. Al pagar la última cuota, se materializa la opción a compra con lo que la empresa recupera su propiedad inicial.

Titularidad de la propiedad

En el lease back se transmite la titularidad de la propiedad a la entidad financiera.

La empresa mantiene el activo en su balance aunque a efectos jurídicos no ostente la titularidad. A su vez, la empresa debe contabilizar el total de la deuda como un pasivo financiero.

Además, si el bien no se encuentra amortizado, la empresa puede seguir amortizándolo (re-clasificando contablemente el bien). 

En cuanto al precio de compraventa, el precio del bien es fijado por el valor de mercado y no por su "valor residual".

Pago del IVA

En el momento en que se transmite el bien se liquida el IVA correspondiente a la operación. Y el correspondiente al arrendamiento se liquida conforme se devengan las cuotas, como cualquier otra operación de leasing.

¿Qué ventajas tiene el lease back?

Una de las principales ventajas es que esta forma de financiación permite obtener liquidez de los propios activos de la empresa sin disminuir el patrimonio empresarial. 

Empresas con necesidades de financiación a largo plazo, que disponen de activos, pueden acudir al lease back y usar la financiación obtenida cubrir necesidades de inversión como renovar sus activos para impulsar su actividad productiva. Que además no tiene por qué verse alterada ya que la empresa puede seguir usando sus bienes como si no los hubiera vendido. 

Además, en este tipo de operaciones se puede financiar el 100% del valor del bien. Se preserva la liquidez que tenga la empresa y se distribuye la carga financiera a lo largo de la vida del contrato. 

Otra ventaja es que permite conservar otras posibilidades de financiación para necesidades operativas que surjan, por ejemplo, líneas de crédito

Si necesitas ayuda para saber si el lease back es la mejor opción para tu empresa, en Financlick somos expertos en financiación para empresas y te facilitamos el acceso a más de 40 entidades bancarias y no bancarias, para ayudarte a conseguir las mejores condiciones en el menor tiempo. 

Consúltanos sin compromiso

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!