Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Compañías Aseguradoras

Compañías Aseguradoras

La actividad aseguradora es uno de los tres pilares de los mercados financieros junto al mercado de crédito o bancario y al mercado de valores o instrumentos financieros. Por su importancia estratégica, la actividad aseguradora está sometida a una estricta regulación y supervisión por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

Dentro de su abanico de productos y servicios, algunas compañías han incorporado formas de financiación empresarial, normalmente muy ligadas a su actividad aseguradora, especialmente los ramos de crédito, mediante el anticipo de los créditos comerciales asegurados, y caución, mediante la emisión de garantías ante terceros para participar en concursos públicos, licitaciones o el cumplimientos de contratos comerciales, un producto en el que las compañías aseguradoras destacan especialmente ofreciendo soluciones de nicho con ventajas respecto a soluciones parecidas en otros canales. En cuanto al ámbito de garantías ofrecidas por las aseguradoras encontramos tanto de perfil financiero como económico o técnico.

Además, las compañías aseguradoras juegan un papel fundamental para que otros canales como el bancario amplíen su capacidad de financiación mediante el reaseguro de operaciones de crédito, especialmente las que son de ámbito comercial, diversificando los riesgos del sistema y dándole estabilidad.

Las aseguradoras son, sin duda, una buena forma de diversificar las fuentes de financiación de la empresa, especialmente en el ámbito de garantías, pero también sirven para multiplicar la capacidad de financiación dando garantías a otros canales de financiación, especialmente en el ámbito de financiación comercial, para que éste asuma más riesgos y la empresa se vea compensada con más financiación o bien con financiación en mejores condiciones.

Ventajas

  • Las condiciones económicas son favorables para la empresa.

  • El proceso de formalización es muy ágil y sencillo.

  • Se trata de un sector tan regulado como el bancario.

Inconvenientes

  • El abanico de productos es muy reducido y muy ligado a la actividad aseguradora.

  • Los criterios de concesión son poco flexibles y muy exigentes.

Contactar