Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Organismos Públicos

Organismos Públicos

Los Organismos Públicos son un mecanismo tradicional de financiación para las empresas en condiciones muy favorables, pues su objetivo no es obtener una rentabilidad de la inversión realizada, sino permitir que el flujo de crédito empresarial fluya con normalidad, especialmente cuando el ciclo es recesivo o en sectores estratégicos para la sociedad, pero con dificultades de desarrollo. 

La variedad de financiación pública disponible en el mercado es muy amplia, y la liquidez puede provenir de organismos nacionales o internacionales, especialmente a nivel europeo, pero no exclusivamente de estos. 

La financiación pública es canalizada de forma directa por el propio organismo que la gestiona de forma integral, o de forma indirecta a través del canal bancario y no bancario, que tienen incentivos en conceder este tipo de financiación porque no necesitan obtener liquidez del mercado mayorista para concederla, y/o porque suelen ceder el riesgo al organismo, total o parcialmente. 

La dotación que destinan los organismos públicos a programas de financiación depende de la capacidad recaudatoria por la vía impositiva y de los instrumentos de política monetaria, por lo que son fuentes de financiación muy sensibles a la capacidad económica de cada región o país.

Muchas de las oportunidades de financiación pública existentes en el mercado adquieren una forma híbrida entre financiación en deuda, capital y/o subvención en condiciones muy favorables, lo que convierte a este canal en un complemento perfecto al resto de financiación de la empresa.

Por otro lado, la financiación pública crece con fuerza cuando el entorno económico es recesivo precisamente para suplir la restricción de crédito que aplican en esta situación las entidades privadas de financiación como los bancos o los establecimientos financieros de crédito, siendo un jugador fundamental para preservar la estabilidad financieras del sistema.

La oferta de financiación pública es muy amplia y compleja porque, como decíamos, puede provenir de muchos organismos públicos, desde ayuntamientos hasta país o uniones de países como la Unión Europea, y con un abanico de productos y posibilidades de financiación muy diversa, lo que dificulta a las empresas tener actualizado, cada año, el portfolio de oportunidades de financiación de este importante canal.

Ventajas

  • Las condiciones económicas son favorables para la empresa.

  • El abanico de productos no es el más amplio, aunque ha mejorado mucho en los últimos años.

  • Hay fondos públicos a nivel nacional y a nivel europeo disponibles para las empresas.

Inconvenientes

  • Están limitados por las dotaciones de fondos de cada año.

  • La oferta es muy amplia y variada, lo que dificulta la selección de la más adecuada.

  • Una parte muy importante se canaliza a través del sector bancario.

  • La oferta no canalizada por el canal bancario tiene un time to funding elevado.

Contactar