Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Productos

Factoring

Presentación

Se trata de una forma de anticipar los cobros de clientes y, según la modalidad, ceder el riesgo de impago a la entidad que lo financia. Se caracteriza por ser contratable tanto a través de bancos como entidades de financiación no bancaria, y tiene la gran ventaja de que el riesgo es estudiado en base al deudor, lo que permite el acceso a esta modalidad de financiación a casi todas las empresas.

Ver Mis Opciones

Características

¿Que es el factoring?

El factoring es una operación de cesión de los créditos a cobrar por parte de la empresa a la entidad, bancaria o no bancaria, que se encargará de cobrar y anticipar, si la empresa lo solicita expresamente. El anticipo puede ser total o parcial según se haya negociado en el contrato de factoring entre entidad y empresa. Además, el factoring, puede llevar asociados una serie de servicios como asumir el riesgo de cambio en operaciones en divisa.

¿Qué tipos de factoring existen?

Existen, fundamentalmente, dos tipos de factoring, el factoring con recurso, en el que la entidad reclamará a la empresa en caso de que el deudor impague los créditos objeto del contrato, y el factoring sin recurso, en los que la entidad asume la totalidad del riesgo de impago de los deudores. Normalmente el factoring sin recurso está reservado a los deudores más solventes y lleva un coste financiero asociado más elevado.

¿Quién interviene en un factoring?

  • Factor (Entidad): puede ser bancaria o no bancaria y es quien recibe los créditos cedidos y se encarga de realizar la gestión de cobro de los mismos.
  • Deudor: es el obligado a pagar los créditos que han sido cedidos al Factor. Sobre el deudor recae el riesgo de impago de la operación de factoring.
  • Cedente: Es la empresa que solicita ceder sus créditos comercial al Factor, normalmente para anticiparlos.

¿Quién puede solicitar un factoring?

La gran ventaja del factoring es que el análisis de riesgo que hacen las entidades, especialmente las entidades no bancarias, recae sobre el deudor (pagador), lo que permite a empresas de todo tipo, ya sean solventes o no, acceder a este tipo de financiación. Además, es un producto disponible en una gran variedad de entidades de financiación, tanto bancarias como no bancarias, lo que amplía más todavía las posibilidades de financiarse con esta modalidad.

¿Qué costes tiene el factoring?

Los costes asociados varían en función del tipo de entidad en que se contrate la operación de factoring. Si el factoring está amparada en una linea de riesgo, ésta tendrá asociada una comisión de apertura y renovación anual. Además, habrá un tipo de interés por el plazo de anticipo de los créditos y una comisión por cada crédito gestionado, se anticipe o no.

Ventajas e Inconvenientes

  • Ventajas
  • Se basa en el riesgo del pagador, no el de la empresa.
  • Fácil concesión si el deudor es solvente.
  • Gran variedad de entidades no bancarias donde seleccionar las mejores condiciones.
  • No es necesaria la contratación de una línea en el canal no bancario.
  • En algunas modalidades, el riesgo no computa en cirbe.
  • Inconvenientes
  • Muy limitado ya que sólo sirve si hay si el deudor es solvente.
  • Condiciones económicas podrían ser elevadas en ocasiones.
  • El proceso de gestión de bastante burocrático.

Puntos clave

  • Rango de Importe:
    desde 5.000 euros hasta 5 millones

  • Plazo de la financiación:
    90 – 180 días

  • Tipo de interés desde:
    2%-25%

¿Te interesa este producto? Escríbenos