Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

20-09-2022

Préstamos a largo plazo para empresas, cómo funcionan

Es, con toda seguridad, el producto de financiación más conocido. El préstamo permite financiar tanto las necesidades de circulante como las de inversión, refinanciación o cualquier otra de largo plazo. Es un producto mediante el cual el prestamista aporta liquidez al prestatario, y este lo retorna con un calendario de pagos específico, acordado en el contrato de préstamo, a cambio de un coste financiero.

Tipos de préstamo

Existen diferentes clasificaciones según el criterio seleccionado.

En función del tipo de amortización:

  • Cuotas constantes: las cuotas periódicas son constantes, siendo el capital creciente y los intereses decrecientes. Es el método de amortización más habitual y también se denomina método francés.
  • Cuotas de capital constante: La parte del capital de cada cuota es constante, siendo los intereses decrecientes y, por tanto, la cuota total también decreciente. También es conocido como método de amortización alemán.
  • Americano o bullet: es un préstamo en el que la cuota de capital es única al vencimiento y sólo se aplican intereses en las cuotas periódicas. Una variante de esta modalidad es aquella en la que sólo un porcentaje del capital del préstamo es americano, y el resto sigue otro método de amortización, esta modalidad se denomina bullet parcial. Los intereses de esta modalidad pueden aplicarse al inicio, periodicamente hasta el vencimiento o al propio vencimiento del préstamo.
  • Creciente o decreciente: las cuotas son crecientes o decrecientes en función de una variable denominada razón. Según se realice el cálculo del crecimiento o decrecimiento, tendremos el préstamo creciente/decreciente geométrico o aritmético, es decir, exponencial o lineal.
  • Carencia: el préstamo puede incluir un periodo de carencia de capital o de capital e intereses. Se trata de un periodo determinado en que no liquidará capital o capital e intereses.

En función de la periodicidad de liquidación el préstamo puede ser: mensual, bimensual, trimestral, cuatrimestral, semestral, anual o bullet (un solo pago).

En función del prestamista:

  • Único: sólo hay un prestamista. Es lo más habitual.
  • Sindicado: cuando interviene más de un prestamista para la concesión. Es habitual cuando el importe del préstamo es muy elevado y supone demasiado riesgo para un solo prestamista.

Condiciones económicas

  • Comisión de apertura sobre el importe del préstamo.
  • Tipo de interés aplicado sobre el capital pendiente en cada periodo de liquidación. El tipo de interés puede ser fijo o variable.
  • Comisión por amortización anticipada, sobre el importe anticipado, ya sea total o parcialmente.
  • Costes asociados al impago: en caso de impago pueden liquidarse comisiones por reclamación y un tipo de interés de demora sobre el saldo impagado.

Ventajas e inconvenientes

Ventajas

  • La gran ventaja del préstamo es que tiene un calendario de pagos conocido de antemano, lo que permite mejorar la planificación financiera de la compañía a corto y largo plazo.
  • A efectos prácticos es muy raro el caso en el que la entidad financiera solicita la cancelación anticipada por una mala evolución de la compañía, como sí sucede en las líneas de financiación de circulante.
  • Permite financiar multitud de necesidades, tanto de inversión como de circulante, aunque lo preferible es detinarlo a necesidades acordes al plazo del préstamo. Por ejemplo, si se destina a comprar un equipo que quedará totalmente amortizado a los cinco años, el préstamo debería tener el mismo plazo. En este sentido no es recomendable destinar un préstamo a largo plazo para financiar las necesidades de circulante, aunque no es raro conseguirlo en cualquier banco.

Inconvenientes

  • A diferencia de otros productos de financiación como la póliza de crédito o el descuento comercial, el préstamo supone un consumo de caja periódico.

 




Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!