Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

28-02-2019

Errores al buscar financiación para tu empresa

Hay muchos momentos en los que una empresa necesita financiación. Sin embargo, no siempre la buscamos de la forma correcta. Con el objetivo de que ese no se convierta en tu caso, te contamos, a continuación, 10 errores al buscar financiación que debemos evitar:

10 errores al buscar financiación

1. Esperar a necesitar con urgencia el dinero

Muchos de nosotros pensamos que lo 'lógico' es solicitar financiación cuando la necesitamos. En teoría, esto tiene sentido. ¿La financiación no es para los periodos en los que hay falta de liquidez? ¿Por qué ibas a buscar financiación cuando el negocio es financieramente saludable?

Sin embargo, la realidad es que es mucho más fácil obtener financiación y con mejores condiciones (tipo de interés más bajo y plazos de reembolso más largos) si la posición financiera de tu empresa es buena. Y esto puede significar solicitar la financiación antes de que la necesites. 

Problemas de liquidez, el aumento de costes de material, la desaceleración de la economía o el aumento de plazos de cobro de clientes, son algunas de las señales de que tu negocio podría necesitar financiación. Tenlas en cuenta para conseguir financiación antes de que sea más difícil.

2. No saber para qué se necesita el dinero

Entiende por qué necesitas el dinero. ¿Es para contratar personal, aumentar los gastos de marketing, mejorar los equipos y tecnología, mudarse a un espacio más grande o construir una fábrica, producir/adquirir inventario?

La razón para la que necesites el dinero afectará a qué tipo de financiación es el adecuado para tu empresa, el riesgo que conlleva la operación varía en función de la aplicación que se le da. 

Por ejemplo, si lo que necesitas es equipos que tendrán una vida útil a largo plazo, por ejemplo, de 5 a 10 años, el leasing puede ser la mejor opción para financiar este tipo de activos. Debes hacer coincidir el uso del dinero con la opción u opciones de financiación correctas.

3. No tener en cuenta el flujo de caja

Solicitar financiación no consiste en conseguir dinero y olvidarse de devolverlo. Algunas soluciones de financiación se devuelven con mayor frecuencia que otras. Por ejemplo, si trabajas con anticipo de facturas o con factoring, parte del coste la financiación -la comisión que cobra la entidad gestora por cada factura- se paga al deducir un porcentaje de las ventas cada vez que se realizan. En el caso de los préstamos a corto plazo, el periodo de amortización es inferior a los 18 meses, de forma que hay que devolver la cantidad solicitada en el corto plazo. 

Antes de solicitar una financiación, asegúrate que vas a poder hacer frente al pago de las cuotas en los términos establecidos. Si sobreviene una situación de reducida liquidez, el cobro anticipado de facturas puede suponer que tengamos que seguir cediendo una comisión a la entidad gestora por más tiempo para cobrar las facturas con antelación. Sin embargo, si se trata de un préstamo a corto plazo, quedarse sin efectivo y no hacer los pagos correspondientes puede ser peligroso y llevarte a hundirte en deudas y poner en peligro el negocio. 

4. Buscar un tipo de financiación no adecuado

Como ya hemos mencionado anteriormente, es importante saber en qué necesitamos invertir para solicitar el tipo de financiación adecuado. Se puede conseguir una gran cuantía de dinero y fracasar por no recurrir al tipo de financiación apropiado.

Existen diferentes tipos de financiación y para diferentes finalidades, pero si no se conocen los instrumentos y estrategias oportunos para cada negocio, el esfuerzo puede no dar el resultado que esperamos. 

Si necesitas ayuda, nuestro Comparador de financiación para empresas te puede ser de gran ayuda. 

5. No acertar en la elección de entidad financiera

Acudir a una fuente inapropiada de financiación es otro de los errores al buscar financiación. Incluso dentro de un mismo tipo de financiación existen diferentes entidades financieras. 

Por ejemplo, si se necesita un préstamo para expansión internacional, éste se puede obtener por medio de bancos. Mientras que el arrendamiento o leasing se puede gestionar a través de fuentes de financiación no bancarias como los EFC (Establecimientos Financieros de Crédito), que son más flexibles con el riesgo.

6. Solicitar una cantidad errónea

No considerar los posibles contratiempos económicos es uno de los errores al buscar financiación, ya que después de solicitar un préstamo podría ser difícil conseguir otro si la cantidad solicitada inicialmente no es suficiente.

Lo más apropiado es valorar muy bien la cantidad a solicitar antes de hacerlo, y tener en cuenta posibles necesidades que puedan surgir más adelante.

7. No tener en cuenta todos los costes 

Es importante entender todos los tipos de comisiones, intereses y costes que acompañan a la financiación. Desde tasas de apertura, de gestión, de cancelación, comisiones que se deducen del monto del préstamo que se recibe, o incluso otros posibles costes relacionados con el aumento de las tareas administrativas (que puede implicar un aumento horas de gestión del departamento administrativo). 

8. Acumular deuda

Contar con varios préstamos al mismo tiempo puede funcionar a favor del negocio, aunque también puede suponer situaciones arriesgadas. 

Hay que tener en cuenta que tener un alto ratio de endeudamiento puede llevarnos a que no podamos liquidar las cuotas a tiempo, y que cuanto mayores sean los intereses a devolver, menor será la cantidad de ingresos a los que realmente se tiene acceso. 

Y casi nunca es aconsejable solicitar una financiación para pagar otra financiación anterior, a menos que la nueva financiación sea más barata y con un plazo de amortización mayor. Si tienes varios préstamos o no estás satisfecho con las condiciones actuales, es recomendable examinar la re-financiación de la deuda

9. No tener un plan de negocio

Otro de los errores al buscar financiación es no contar con un plan de negocio bien elaborado. Un buen plan de proyecto aumentará las posibilidades de que te concedan la financiación que necesitas. 

Este documento proporciona la confianza y la viabilidad del proyecto, algo muy importante a considerar por las empresas financieras. Pero también ayudará a visualizar el destino y los objetivos del negocio, así como entender dónde se invertirán los fondos.

10. No contar con la orientación profesional adecuada

Cuando se trata de cuestiones de financiación, las empresas necesitan un equipo que aporte pensamiento estratégico y sea solucionador de problemas. Y, para ello, es clave, conocer todas las opciones de financiación y evaluar las opciones más adecuadas para cada empresa. 

En Financlick ofrecemos servicios de asesoramiento y gestión de financiación para la empresa, así como la posibilidad de comparar distintos productos de financiación y las condiciones ofrecidas por más de 45 entidades nacionales, bancarias y no bancarias.

Si necesitas financiación para tu empresa o información experta, contáctanos

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!