Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

21-02-2022

Cuenta de pérdidas y ganancias, qué es y cómo se estructura

La cuenta de pérdidas y ganancias es uno de los estados financieros obligatorio de la contabilidad de una empresa, que resume los resultados obtenidos en la explotación de la actividad durante un periodo determinado, normalmente un año, es decir, si ha tenido beneficios o pérdidas y cómo se ha llegado al resultado final, algo tan o más importante que el resultado en sí mismo. También es conocida, por su abreviatura, como PyG o con el nombre de Cuenta de Resultados o Cuenta de Explotación. Aunque existe un modelo de cuenta de resultados obligatorio, el modelo contable, este carece de datos esenciales para hacer un análisis detallado del comportamiento de los ingresos y gastos de la empresa, así que es muy común encontrarse con otras versiones diferentes, aunque con cosas en común.

Estructura de la cuenta de pérdidas y ganancias

Para obtener un análisis detallado, pero a la vez rápido, es posible añadir algunos datos a la cuenta de resultados contable que nos ayudarán a entender mucho mejor cómo se estructura el resultado y qué capacidad tiene la empresa de generar liquidez. A su vez, para facilitar el análisis es conveniente eliminar algunas partidas de la cuenta de resultado contable que no suelen tener nada contabilizado como las imputaciones por subvenciones o los excesos por provisiones. Estos son los apartados que toda cuenta de resultados debería tener.




Contactar

  • Ventas: La cuenta de pérdidas y ganancias siempre empieza por las ventas de la empresa en el periodo analizado. Es, posiblemente, la partida más importante porque es prácticamente la única que aparece sumando. Unas ventas bajas aseguran las pérdidas, pero unas ventas altas no garantizan obtener beneficios.
  • Aprovisionamientos: son las compras de mercaderías o servicios directamente relacionadas con el producto o servicio vendido. Son los componentes esenciales del producto o servicio que vende la empresa y son suministrador por sus proveedores clave.
  • Margen Bruto: aquí nos paramos para obtener el primer cálculo de la cuenta de explotación, el margen bruto, que no es más que la utilidad de la empresa de su negocio esencial. Es importante obtener es dato en unidades monetarias y en % sobre las ventas.

Margen Bruto = Ventas - Aprovisionamientos

El Margen Bruto debe ser elevado, especialmente si la empresa tiene elevados costes de estructura. Un Margen Bruto negativo significa que la empresa tiene serios problemas, pues sus pérdidas comienzan en su actividad esencial.

  • Variación de existencias: es un apunte contable, ingreso o gasto, que refleja la variación que han sufrido las existencias en balance en el periodo analizado.

Variación de existencias = Existencias finales – Existencias iniciales

Siendo las Existencias finales las siguientes:

Existencias finales = Existencias iniciales + Existencias fabricadas o compradas – Existencias vendidas

Cuando las existencias finales con superiores a las existencias iniciales, se produce un ingreso en la cuenta de pérdidas y ganancias, si es al revés se produce un gasto.

  • Trabajos realizados por la empresa para su activo: en esta partida se refleja la producción por parte de la empresa de activos utilizados para su explotación o mejoras realizadas sobre los activos existentes con el fin de aumentar su valor o su vida útil.
  • Otros ingresos de explotación: todos aquellos ingresos que no tienen que ver con la actividad esencial de la empresa se relejan en esta partida. Como norma general, son ingresos no recurrentes y muy inferior a las ventas.
  • Gastos de personal: todos los costes asumidos para mantener la plantilla de empleados quedan incluidos en los gastos de personal. Es una de las partidas clave a analizar porque permiten analizar si la empresa tiene una estructura sobredimensionada o adecuada para su actividad. Es muy frecuente comparar esta partida con empresas de la competencia para valorar la eficiencia productiva.
  • Amortización del inmovilizado: las amortizaciones reflejan el deterioro anual de los activos de la empresa y se calculan de diferentes formas en función del criterio seleccionado por la empresa, que debe se acorde a lo que marque la regulación contable. Las amortizaciones no afectan a la liquidez de la empresa en sí mismas porque no suponen salida de caja alguna.
  • Otros resultados: se trata de otros resultados obtenidos por la empresa en operaciones que no estén relacionados con la actividad principal de la empresa.
  • Ebitda: es uno de los cálculos más importantes obtenido de la cuenta de resultados y se obtiene sumando todas las partidas anteriores y restando las amortizaciones de inmovilizado y las depreciaciones. El Ebitda, Earnings Before Interests, Tax, Depreciations and Amortizations, por sus siglas en inglés, es el resultado del corazón del negocio, el que permite amortizar deuda y sus intereses. Sería el resultado final de la empresa si no tuviera cargas financieras ni necesidades de inversión en activos o dicho de otra forma, con el Ebitda la empresa puede reinvertir en activos y asumir deuda financiera.
  • Resultado de Explotación o Ebit: es también un elemento calculado de la cuenta de pérdidas y ganancias y es muy parecido al Ebitda, solo tenemos que eliminar las amortizaciones y las depreciaciones del Ebitda para obtenerlo y nos permite valorar el impacto de estas en el resultado de la compañía.
  • Ingresos Financieros: ingresos obtenidos de inversiones financieros, ya sean participaciones en otras empresas, fondos de inversión o depósitos a plazo.
  • Gastos Financieros: el interés asumido por la deuda financiera queda reflejado en esta partida.
  • Otros Resultados Financieros: aquí quedarían reflejados los resultados obtenidos de operaciones financieras no habituales como las diferencias de cambio o los resultados por enajenaciones de activos financieros.
  • Resultado Financiero: la suma de las tres partidas anteriores, ingresos financieros, gastos financieros y resultados financieros, permite conocer el resultado financiero de la empresa. Si la empresa tiene más ingresos que gastos financieros, significa que tiene más activos financieros que deuda de carácter financiero y por tanto un buen estado de liquidez. La mayor parte de empresas tienen resultado financiero negativo porque emplea más deuda financiera que activos financieros en su actividad, algo que no tiene porqué ser negativo siempre que la empresa utilice bien su capacidad de endeudamiento.
  • Resultado Antes de Impuestos: llegamos a otro de los cálculos clave, el resultado antes de impuestos, beneficio antes de impuesto o BAI, por sus siglas en castellano, es el resultado que la empresa es capaz de obtener antes de pagar el impuesto de beneficios. Siempre que el BAI sea positivo el resultado final también lo será porque el impuesto de beneficios es un porcentaje sobre este.
  • Impuesto sobre Beneficios: refleja la tasa impositiva que asume la empresa en función del resultado antes de impuestos obtenido.
  • Resultado del Ejercicio: es el resultado final después de impuestos, es decir, el resultado antes de impuestos menos el impuesto sobre beneficios asumido por la empresa. Es el resultado final obtenido por la empresa que irá a sus reservas si no es repartido como dividendo entre los accionistas.
  • Cash Flow: es otro de los elementos calculados clave, el cash flow refleja la capacidad de la empresa de generar liquidez para atender su deuda financiera y la inversión en activos. Hay muchos tipos de cash flow diferentes, pero el más esencial, fácil de calcular y útil es este:

Cash Flow = Resultado del Ejercicio + Amortizaciones

Es conveniente incorporar este dato porque, como decíamos, es muy fácil de calcular y nos da otro dato esencial del resultado de la empresa, enfocado esta vez en la capacidad de generar liquidez de la empresa.

Este sería un ejemplo completo de cuenta de pérdidas y ganancias ideal para hacer un análisis completo pero rápido. Como señalábamos en el margen bruto, es muy importante, además de tener las cifras en unidades monetarias, tener el porcentaje de cada partida respecto a las ventas, esto nos permitirá ver rápidamente las proporciones clave y entender la estructura de la cuenta de resultados.

 




Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!