Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

19-04-2016

Avales, todo lo que necesitas saber

#1 ¿Qué es un aval?

El aval es un documento emitido por una persona o entidad que obliga a cumplir con ciertas obligaciones que tiene un tercero en caso de no hacerlo éste último. En la vida diaria de las empresas hay muchas situaciones en las que se utiliza, por ejemplo, las administraciones públicas suelen solicitar un aval a una empresa, a la cuál van a comprar un producto o servicio, para garantizar que, efectivamente, el producto o servicio va a ser entregado o prestado en el tiempo y forma pactados. Otra situación es cuando la empresa va a recibir financiación de un organismo público, como por ejemplo el cdti, que en ocasiones solicita un aval bancario de un porcentaje de la financiación. También es habitual en el sector del transporte para poder retirar mercancías del puerto sin necesidad de realizar el pago instantáneamente, el aval garantiza el pago a la aduana, pero en cualquier otra transacción comercial entre empresas puede surgir el aval como mecanismo para asegurar el buen fin de una operación, especialmente cuando se trata de operaciones de elevado importe o de productos/servicios cuya ejecución es muy larga en el tiempo. En la vida real cualquier persona puede avalar a otra, pero por la supuesta solvencia de los bancos, son éstos los que están más capacitados para prestarlos.

# 2 ¿Qué tipos de aval existen?

- Avales Técnicos

No garantizan un importe económico sino la capacidad profesional y técnica para hacer frente a una obligación, es decir, no se garantiza una cuantía económica en caso de incumplimiento si no la capacidad del avalado de llevar a cabo un contrato. Este tipo de avales son frecuentes en concursos públicos, ejecución de obras o contratos de suministro ante la administración pública.

- Avales Económicos

Aqui sí, el aval cubre el pago de una determinada cuantía económica en un plazo previamente determinado, y son dos los tipos de avales económicos:

a) Avales Comerciales: Nacen de la naturaleza de una transacción comercial para garantizar el pago aplazado de una compraventa de cualquier bien o servicio. 
b) Avales Financeros: Su objetivo es garantizar el pago de una operación financiera de la cual el avalado es el deudor.
Estamos hablando que el aval garantiza una cuantía económica o la capacidad técnica del avalado en un plazo concreto, con una fecha determinada de finalización, pero también es posible que no la haya, entonces hablamos de avales indefinidos, y dejan de tener validez cuando el beneficiario del aval lo entrega físicamente al avalista. El estudio de riesgo de los avales indefinidos es más exhaustivo y, en consecuencia, no accesible a todas las empresas.

# 3 ¿Dónde solicitarlo?

Los avales son un producto típicamente bancario, así que es en ellos dónde el abanico de posibilidades es mayor. Pero algunas compañías aseguradoras ofrecen la alternativa del seguro de caución que, a cambio de una prima conocida de antemano, pueden llegar a cubrir las mismas contigencias que un aval, si bien es un producto menos flexible, no computa riesgo en cirbe, lo cual puede ser una ventaja. Hasta la fecha las fintech no han puesto un pie en el mundo de los avales, pero al tiempo, ya que se trata de un producto cuyo proceso de solicitud y formalización necesita aire fresco.

# 4 ¿Qué costes tiene?

El aval conlleva una comisión al inicio del periodo sobre el importe total garantizado y una comisión periódica, normalmente con carácter trimestral, también sobre el importe total. Esta comisión suele estar entorno al 1%, aunque la horquilla es bastante amplia en función del perfil de crédito de la empresa, es decir, su tamaño y su rating, y las características y complejidad del aval. Para aquellas empresas que consumen avales con mucha frecuencia existe la línea de avales, que permite a la empresa obtener avales hasta un cierto importe pactado de antemano y sustituirlo, cancelarlos o solicitar nuevos con bastante agilidad.

Por último, te dejamos este kit de calculadoras financieras con las que obtener los indicadores financieros detallados y el flujo de caja de hasta 9 productos financieros de circulante y largo plazo, incluida la línea de avales.


Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!