Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

25-08-2022

Sociedades de garantía recíproca para financiar empresas

Las Sociedades de Garantía Recíproca, más conocidas por sus siglas SGR en el sector financiero, no conceden financiación de forma directa, pero si prestan un aval a la empresa para que pueda conseguirla en un proveedor financiero, normalmente una entidad financiera.

A su vez, la SGR puede asegurar su aval total o parcialmente en una sociedad de reafianzamiento para diversificar su riesgo. En caso de impago de la financiación por parte de la empresa, la entidad financiera reclamará el pago a la SGR y ésta, a su vez, a la sociedad de reafianzamiento

Las SGR tienen un carácter marcada territorial y como norma general no exceden en su actividad de su comunidad autónoma con alguna excepción como por ejemplo, alguna de ellas que actúa en todo el territorio pero para un sector de actividad concreto. Estas son las SGR activas en nuestro país para conseguir impulsar la financiación empresarial. Verás todos los productos que tienen accesibles por tipología y el tipo de empresa al que se dirigen: start, growth o mature. Más abajo puedes consultar qué detalle contiene cada categoría.

Entidad Circulante
Comercial
Circulante
Financiero
Largo 
plazo
Avales y
caución
 Punto
de
venta
Capital
e
híbridos
Start
< 1
año
Growth
1-3
años
Mature
> 5
años
Avalmadrid S.G.R.
Iberaval S.G.R.
Avalis de Catalunya S.G.R.
Isba S.G.R.
Avalia Aragón S.G.R.
Afin S.G.R. Comunidad Valenciana
Aválam S.G.R.
Garántia S.G.R.
Extraval S.G.R.
Aval Castilla-La Mancha S.G.R.
Elkargi S.G.R.
Sogarca S.G.R.
Asturgar S.G.R.
Afigal S.G.R.
Sogarpo S.G.R.
Crea S.G.R.
Aval Canarias S.G.R.
Sonagar S.G.R.





Contactar


Qué tipos de producto incluye cada categoría


Cada categoría de productos indicada en la tabla contiene productos financieros para empresas con características comunes:

  • Circulante comercial: son productos de financiación a menos de 12 meses, cuyo riesgo queda también soportado por un documento comercial de giro. Aquí encontramos, por ejemplo, el descuento de pagarés o el descuento de adeudos SEPA.
  • Circulante financiero:  son productos con vencimiento inferior a 12 meses no soportados por un documento comercial, aunque relacionados con las operaciones de working capital de la empresa. Aquí encontramos productos como la póliza de crédito o los préstamos para liquidar impuestos, por ejemplo.
  • Largo plazo: se trata de operaciones financieras que cubren las necesidades de largo plazo de la empresa o necesidades de inversión. Aquí encontramos productos como el préstamo, el leasing o el leaseback.
  • Avales y caución: son operaciones de garantía técnica, económica o comercial en operaciones de todo tipo. Aquí tenemos productos como los avales o los seguros de caución.
  • Punto de venta: se trata de financiación ofrecida al cliente de la empresa, lo que aumenta bastante las ventas. Aquí encontramos diferentes fórmulas como el préstamo al consumo, el leasing o el renting.
  • Capital e híbridos: son operaciones financieras que incrementan el patrimonio neto de la compañía. Aquí tenemos productos como la ampliación de capital o el préstamo participativo.

Qué tipos de empresa incluye cada categoría


Existen muchas formas de clasificar a la empresas en base a multitud de criterios, pero hemos seleccionado el criterio de su antigüedad porque es muy utilizado por los proveedores financieros por las empresas como criterio de elegibilidad.

  • Start: se trata de empresas que todavía no han empezado la actividad o llevan menos de un año. Este tipo de empresa tiene más dificultades que el resto para desarrollarse por su inexperiencia.
  • Growth: son empresas que tienen entre uno y tres años de vida que, después de una primera fase de inicio, empiezan a crecer porque son cada vez más competitivas.
  • Mature: son empresas con más de tres años que ya han superado con éxito la primera fase de crecimiento. Eso no significa que no vuelvan a crecer, pueden iniciar otra etapa de expansión, entrar en una fase de declive o mantenerse estables, pero en cualquier caso ya han superado la primera fase de crecimiento y tienen cierta madurez.



Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!