Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

19-11-2017

Ratio de solvencia: cómo calcularlo e interpretarlo

La solvencia de la empresa es la capacidad de la empresa de supervivencia a largo plazo, aunque en su análisis deben comprenderse todos los plazos, el corto y el largo. Hay pocas medidas que definan tan bien si una empresa lo ha hecho bien a lo largo de su historia como las medidas de solvencia y, además, la solvencia forma parte del privilegiado grupo de 4 medidas clave sobre la salud financiera de la compañía juntamente con la rentabilidad, la liquidez y el endeudamiento.

Cómo calcular el ratio de solvencia

Numéricamente, el ratio de solvencia se calcula como el cociente entre el Patrimonio Neto y el Activo Total, aunque existen otras formas equivalentes de calcularlo, como el cociente entre el Activo Total dividido entre el Exigible total, es decir, todos los pasivos excepto los recursos propios.

Ratio de Solvencia

Hay otras medidas que, sin medir directamente la solvencia de la empresa, si nos dan información sobre esta. Una de ellas es el Return on Equity o ROE, por sus siglas en inglés, que es el cociente entre el Beneficio Neto y el Patrimonio Neto, y se encuentra dentro de las medidas básicas de rentabilidad pero, a su vez, es un buen indicador para conocer a qué ritmo están creciendo las reservas de la compañía si no hay reparto de dividendos, y qué proporción de Recursos Propios tiene la empresa en base a sus Beneficios.

Cómo interpretar el ratio de solvencia

Cualitativamente se interpreta como aquella parte de los activos, a corto y largo plazo, que están financiados con recursos propios y, lógicamente, cuanto mayor sea esta proporción mejor, aunque con límites, pues, desde el punto de vista económico, no es ideal que todos los activos estén financiados con recursos propios  porque, en ese caso, la empresa está asumiendo el coste de oportunidad de no utilizar los recursos ajenos que tiene disponibles.

Desde el punto de vista teórico una cifra ideal sería que 1/3 de todo el Activo estuviera financiado con Patrimonio Neto, es decir que el ratio sea superior a 0.33 en el caso de calcularlo como cociente entre el Patrimonio Neto y todo el Activo, o superior a 1.5 si se calcula como cociente entre el Activo Total y el Exigible Total, aunque en la práctica esto siempre dependerá de las particularidades de la empresa, y no hay una cifra idéntica para todas ellas. Así, por ejemplo, las empresas puramente comerciales suelen tener un ratio de solvencia inferior que las empresas manufactureras, pero no por ello tienen que ser forzosamente menos solventes.

Desde el punto de vista económico la empresa está técnicamente quebrada cuando el ratio de solvencia es negativo, es decir, cuando todo su activo está financiado con recursos ajenos y las pérdidas en cuenta de explotación se han comido toda la capitalización de la compañía.

Otro aspecto importante es la calidad de la solvencia, es decir, cuál es la composición del Patrimonio Neto, que de forma muy simplificada lo componen:

  • Capital: es la aportación que hacen los socios y puede ser ampliada o reducida a lo largo de la vida de la compañía.
  • Reservas: Es la suma de beneficios netos acumulados a lo largo de la historia de la empresa.
  • Otras aportaciones: se trata de otras aportaciones realizadas por los socios que no tienen consideración de capital.
  • Subvenciones: se trata de aportaciones no exigibles realizadas por terceros que no dan derechos equiparables a los de los socios.

En este sentido diremos que la solvencia de una empresa es de mayor calidad cuanto mayor sea la proporción de capital en su Patrimonio Neto.

En este contexto, la solvencia de la empresa se puede mejorar con:

  • Ampliación de capital: cuando los fondos propios no son suficientes, una ampliación de capital es siempre la medida más rápida y efectiva.
  • Acumulando Beneficios: es la forma más saludable de mejorarla solvencia, con la acumulación de beneficios como reservas
  • Capitalizando reservas: si bien no mejora el ratio de solvencia si mejora la calidad del Patrimonio Neto, así que si no es posible que los socios aporten capital ni mejorar los beneficios, es puede ser una opción.

 

 

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas