Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

01-01-2018

¿Qué tipos de financiación para empresas tendremos en 2018?

El año que acabamos de dejar nos deja con menos bancos y más grandes, pero con una variedad mayor de entidades no bancarias donde completar el hueco que van dejando los bancos. Hoy entramos en detalles de cómo ha sido la financiación para empresas en 2017 y, lo más importante, como será en 2018.

Financiación bancaria para empresas: el proceso de concentración continua





En 2017 hemos asistido a una de las quiebras con mayor repercusión en el ámbito de financiación bancaria para empresas, no fue ni en 2008 ni en 2009, ha sido casi diez años después del estallido de la gran crisis, en 2017 cuando Banco Popular caía como un castillo de naipes y era comprado por Banco Santander que controla, tras la absorción, cerca del 25% del negocio financiero empresarial en nuestro país, un hecho que pone en riesgo la libre competencia en el sector y que no hace más que corroborar la tendencia a la concentración bancaria que ya hablabamos a principios de 2017.

En 2017 hemos visto como la financiación bancaria para empresas caía en términos generales, pero con dos comportamientos muy diferentes, por un lado crecía la financiación para empresas pequeñas entorno al 7%, pero se reducía la financiación bancaria para grandes empresas un 14%, por su facilidad de acceso a los mercados mayoristas de capitales. Estos dos efectos han hecho que en su conjunto el saldo vivo de préstamos bancarios a empresas se sitúe en 2017 un 2.6% por debajo de los saldos en 2016. Habrá que ver los datos definitivos de cierre de año, pues estamos hablando de estimaciones con datos de cierre de octubre, y la crisis política podría hacer que la realidad fuera aún peor.

Durante 2018 el proceso de consolidación de las dos entidades fusionadas, Santander y Popular, será una realidad, y veremos las primeras consecuencias serias en aquellas empresas con una fuerte exposición a las dos entidades. Por otro lado habrá que estar atentos a otras entidades de segunda línea que han estado en el punto de mira de las fusiones este 2017 que hemos dejado atrás, hablamos de entidades como Deutsche Bank, que ya anunció su idea de abandonar España, o Liberbank, que aparece continuamente en las quinielas para ser adquirido. En este contexto veremos un panorama que probablemente empeore las cifras de 2017, y no sólo veremos como la financiación bancaria a las grandes empresas se contrae, sino que también lo veremos en las pequeñas empresas.

Financiación alternativa para empresas: crecimiento exponencial

Por suerte, la reducción de la exposición bancaria al crédito empresarial se ha visto, y seguirá viéndose compensada, por la financiación alternativa. Dentro de la financiación alternativa brillan especialmente las fintech, crowdlending, crowdfunding y corwdfactoring que, según un estudio de Informa, se estima han cerrado 2017 con un volumen de financiación de 440 millones de euros, y la previsión es llegar a los 880 millones en 2018, lo que supondrá la consolidación definitiva del sector. Más allá de las cifras, es probable asistamos a alguna fusión entre plataformas que permita aprovechar las economías de escala o al desembarco de un inversor institucional relevante en alguno de los jugadores del sector.

Además de las fintech, los establecimientos financieros de crédito clásicos, especializados sobretodo en financiación de circulante como el descuento de pagarés y el factoring, seguirán afianzando su posición por el hueco que van dejando los bancos, este tipo de entidades, junto a los fondos de inversión directa en empresas, han crecido a ritmos que nada tienen que envidiar a las fintech, aunque no suelen contar con una ventaja tecnológica tan clara y deberán luchar por mantener su posición.

Financiación pública para empresas: un buen complemento

La financiación pública tuvo un papel relevante durante los años más duros de la crisis entre 2009 y 2013, desde entonces su volumen se ha reducido, aunque sigue teniendo una cuota de mercado relevante y así seguirá en 2018, siendo un complemento excelente al resto de financiación empresarial del mercado. Estamos hablando, principalmente, del Instituto de Crédito Oficial, las Sociedades de Garantía Recíproca, Enisa, el Fondo Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Inversiones, aunque no serán los únicos, pues el universo de financiación pública para empresas es muy amplio y está en continuo movimiento.

Así que ya sabes, en 2018 es momento de seguir diversificando las fuentes de financiación hacia las no bancarias, especialmente si en tu pool hay fuertes dependencias con entidades como  Santander o Popular o alguna de las entidades que están en el punto de mira para ser absorbidas o, simplemente, si tienes una  fuerte exposición a una entidad de segunda línea. Para ello, tanto las fintech como los establecimientos financieros clásicos o los fondos de inversión son un buen instrumento, pero también lo es la financiación pública, de la que iremos viendo las líneas disponibles para este año en las próximas semanas. Es momento de planificar la financiación de 2018, así que si tienes dudas o necesitas ayuda consúltanos y te echaremos un cable.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas