Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

12-09-2021

Qué son los sectores primario, secundario y terciario

El grado de desarrollo de un país se mide mediante su actividad económica. Podríamos definir que los sectores es las forma en la que una nación clasifica cualquier actividad que proporciona un rendimiento económico. Entender este concepto es muy sencillo, ya que utilizamos una clasificación muy esquemática y fácil de entender. Los sectores económicos se dividen en primario, secundario y terciario, teniendo cada uno de ellos una actividad diferenciada. Esto es importante para entender cómo funciona la economía de un país, pero también es importante para entender cómo es una empresa desde el punto de vista económico financiero, teniendo en cuenta el sector al que pertenece.

Sector primario

Este sector clasifica todas las actividades que tienen como objetivo la extracción de recursos naturales. Se incluyen las derivadas de la pesca, la ganadería, la agricultura o la minería. También incluimos en ella a la explotación de los recursos forestales, que, si bien ha tenido un papel en la economía tradicional, actualmente está en boga por la preocupación creciente por el medio ambiente.

Entender lo que es el sector primario es bastante simple, podría decirse que es el originario gracias al cual tiene lugar los otros dos. Si los barcos no salen a faenar para poder pescar, no puede darse lugar al sector secundario ni al terciario.

En España, los datos arrojan que la actividad del sector primario es bastante baja. Resulta curioso comprobar como un sector del capital en la economía de un país tiene una proporción modesta respecto a otros sectores, aunque esto no tiene porque tener una lectura negativa.

Sector secundario

Si el sector primario es la base sobre la que se asientan los demás, el sector secundario es el industrial, de manufactura y productivo. Tanto las materias primas como los recursos naturales extraídos se procesan en el sector secundario.

El sector secundario englobaría tanto desde el artesano que hace vasijas de barro como a la gran industria que fabrica automóviles.

Países como Estados Unidos, Japón o Alemania tienen un enorme peso específico en su sector secundario. Sin embargo, los países en vías de desarrollo no cuentan con un sector especialmente potente.

Sector terciario

Dentro de este sector tenemos al resto de actividades y que no tienen por qué referirse a bienes tangibles, sino al servicio. Es la razón por la que este es conocido como sector servicios. Profesiones como la abogacía, la medicina, el funcionariado, la hostelería, los servicios financieros o los espectáculos forman parte del sector servicios. Puede decirse que quizás este sector sea el más heterogéneo y variado, ya que engloba a una gran cantidad de profesiones y de servicios.

En nuestro país es el sector predominante, dado que tenemos una gran dependencia del turismo. Por ejemplo, España fue el segundo país más visitado del mundo en el año 2019, los últimos que arrojan datos fiables antes del periodo de pandemia. Nada menos que 83 millones de turistas llegaron a España ese año, solamente 6 millones menos que Francia, que se aupó con el primer lugar.

Conviene resaltar que es el sector en el que se produce un mayor contacto entre el agente implicado y su público. Por ejemplo, las zanahorias que el agricultor recolecta y que posteriormente se envasan y llegan a nuestra casa. El consumidor final solamente tiene contacto con el trabajador del sector terciario, el empleado del supermercado, no con el agricultor ni con el envasador de la planta de procesado.

Podría decirse que el nivel de desarrollo de un país puede llegar a estimarse dependiendo del sector mayoritario al que se dedique. Es obvio que un país altamente industrializado, es decir, con dependencia del sector secundario, alcanza un nivel mayor de desarrollo que uno que se vuelque en el sector primario.

Sin embargo, de lo que se trata es de producir actividad económica, por tanto, actividades primarias o terciarias también generan una gran cantidad de riqueza.


Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!