Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

22-04-2019

Qué es y para qué sirve el calendario de deuda a largo plazo

El calendario de deuda a largo plazo es un documento que contiene la forma en que la deuda a más de doce meses que tiene la empresa, se amortiza a lo largo de un periodo determinado (normalmente cinco años), es uno de los datos más importantes para definir la estructura y necesidades de financiación de una empresa, y un dato fundamental a la hora de solicitar operaciones de financiación.

El calendario de deuda a largo plazo debería contener, como mínimo:

  • Calendario de cuotas agregado: sería la suma de cuotas de préstamos por año, de todas las entidades. Este valor se compara con el EBITDA para valorar la capacidad de la empresa de atender su financiación a largo plazo.
  • Calendario de cuotas de capital agregado: es la suma de la parte de capital amortizado de todas las cuotas. Esta cifra se compara con el Cash Flow para valorar si la empresa puede absorber con normalidad su deuda.
  • Calendario de intereses agregado: es la suma de intereses de todas las operaciones de financiación a largo plazo. Con este dato conoceremos el peso del coste financiero de la financiación a largo plazo, si lo comparamos con el total de gastos financieros de la cuenta de explotación. Por diferencia tendremos el coste de financiación del circulante.
  • Evolución del capital pendiente agregado de todos los préstamos a lo largo de los años. Con esto vemos como va liberando deuda la empresa a lo largo del tiempo y por tanto el ritmo al que la empresa gana capacidad para obtener financiación nueva.
  • Detalle de cuotas por años y entidades del pool bancario. Imprescindible para ver el peso de las entidades en el pool bancario y, si es necesario, qué entidades son susceptibles de ser incluidas en un proceso de refinanciación.
  • El plazo medio ponderado de la deuda a largo plazo: con esta información, en un solo número, tenemos una visión muy clara de si la deuda tiene un plazo corto o largo de amortización y si es necesario refinanciarla.
  • El tipo de interés medio ponderado de la deuda a largo plazo: permite valorar si la empresa está asumiendo un sobre coste financiero o no. Si el tipo de interés es muy elevado, una posible estrategia para reducirlo es solicitar financiación nueva en otras entidades en mejores condiciones y, ya de paso, más plazo de amortización.

Como decíamos, es imprescindible comparar la información del calendario de deuda con dos datos fundamentales de generación de caja de la cuenta de explotación, el EBITDA y el Cash Flow y, en caso de solicitud de financiación nueva, incorporar en el calendario la operación que se está solicitando, para verificar que la empresa la podrá absorber.

Si quieres incorporar el calendario de deuda a largo plazo a la batería de información financiera de tu empresa y no sabes ni por dónde empezar, te dejamos con la herramienta en Excel pool bancario avanzado de PlantillasPyme, un archivo totalmente práctico y fácil de usar para controlar las operaciones financieras hasta la coma.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!