Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

03-01-2022

Qué es la prima de emisión y cómo funciona

La prima de emisión es un concepto que se utiliza cuando una empresa en funcionamiento tiene que ampliar capital. La definición más exacta que se le puede aplicar es la del sobreprecio que hay que pagar por una acción, en relación a su valor nominal. Si queremos enfocarlo de otra manera, la prima de emisión es la parte de la aportación adicional que hemos de abonar, al suscribir una acción o una participación nueva. No es más que la diferencia entre el valor al que se están emitiendo nuevas acciones y el valor nominal de la existentes. La primera de emisión queda contabilizada en las reservas de la empresa de forma que aumenta su solvencia.

¿Cuál es la función de la prima de emisión?

La prima de emisión tiene un carácter protector hacia los accionistas que ya forman parte de una empresa frente a los que se incorporan en una ampliación de capital. La prima de emisión siempre compensa el mayor valor que tiene las acciones ya emitidas, por lo que tiene un fuerte carácter igualador y que trata de evitar el castigo económico hacia los antiguos accionistas.




Contactar

Podemos verlo de la siguiente manera. Imaginemos que una empresa emite nuevas acciones para ampliar el capital. Los inversores tienen la opción de decidir cómo quieren que se emitan estas acciones.

  • La primera es que las acciones de nueva emisión se emitan a la par. De esta manera cuando se incorpore un accionista a la empresa pagará el valor que tenían las acciones preexistentes. Esto prácticamente nunca es realista porque la empresa suele tener un mayor valor en el momento de la ampliación que el valor nominal de las acciones existentes.
  • Fijar una prima de emisión. Además del valor nominal de las acciones que se emiten, se paga una prima o sobreprecio que permite poner en valor la situación real de la empresa y evita, además, que los accionistas antiguos se diluyan, es decir, que sus acciones pierdan valor y tengan un menor porcentaje de participación. Es decir, quién se incorpora a la empresa tendrán que pagar un sobreprecio que tratará de compensar los beneficios que estas acciones han ido aportando durante el tiempo que hayan estado activas.

Se trata de un movimiento muy habitual, porque quienes están como accionistas en una compañía desde el principio son los que han ido asumiendo una mayor cantidad de riesgos. Quienes se incorporan pasado un tiempo, puede decirse que entran en una empresa que tiene un mayor grado de consolidación, y con un panorama de incertidumbre mucho más despejado, por lo que el riesgo es bastante menor. También se puede fijar la prima de misión con el objetivo de generar una reserva voluntaria que tenga como objetivo equilibrar las partidas del patrimonio neto de la empresa, aunque el objetivo habitual es, como decíamos, el de no diluir a los accionistas antiguos.

El cálculo de la prima de emisión

La prima de emisión, a la que denominamos PE, es la diferencia entre el valor de emisión VE de estas nuevas acciones y su valor nominal VN.

PE = VE – VN

Puede apreciarse de manera clara qué lo que tienen que abonar los nuevos socios que se incorporan a la empresa corresponde a la suma del valor nominal de esas acciones junto con la prima de emisión que haya sido acordada.

La Ley de Sociedades del Capital hace referencia en el artículo 298 al aumento del capital y establece, en su apartado 1 que “en los aumentos del capital social será lícita la creación de participaciones sociales y la emisión de acciones con prima”. Por otro lado, en el apartado 2 se especifica que “la prima deberá satisfacerse íntegramente en el momento de la asunción de las nuevas participaciones sociales o de la suscripción de las nuevas acciones”.

Estamos por tanto ante un concepto que protege a quienes arriesgaron en su momento en la creación de una nueva empresa. Cuando todo marcha viento en popa es fácil subirse al carro, por eso, la prima de emisión establece un carácter compensatorio hacia los antiguos accionistas, evitando su dilución con la entrada de nuevos socios.




Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!