Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

18-12-2022

Qué es la deuda mezzanine

La deuda mezzanine es un tipo de financiación que se encuentra entre la deuda senior y el capital propio en la estructura de capital de una empresa. Es una opción de financiación más arriesgada que la deuda senior o la deuda ordinaria para el inversor, ya que se considera menos segura en caso de quiebra de la empresa. Sin embargo, también ofrece una rentabilidad mayor al inversor y, por tanto, más coste financiero para la empresa.

Existen varios tipos de deuda mezzanine, que se diferencian en función de la estructura y los términos de la deuda. Algunos de los tipos de deuda mezzanine más comunes incluyen:

  • Bonos convertibles: Son bonos que pueden convertirse en acciones de la empresa emisora en un momento futuro, lo que significa que los inversores en bonos convertibles asumen un riesgo adicional que reflejan en el tipo de interés de esta forma de financiación
  • Préstamos subordinados: Son préstamos que tienen una prioridad de reembolso más baja que otros préstamos en caso de que la empresa entre en quiebra.
  • Préstamo participativo: El préstamo participativo es un tipo de financiación que se encuentra en una posición intermedia entre el capital propio y la deuda también. Algunas características del préstamo participativo son similares a las de la deuda, ya que los prestamistas esperan recibir el reembolso del préstamo con intereses. Sin embargo, también comparte algunas características con el capital propio, ya que los prestamistas tienen derecho a participar en los beneficios de la empresa.
  • Acciones preferentes: Son acciones que tienen derechos de voto limitados y una prioridad de reembolso más alta que el capital propio en caso de que la empresa entre en quiebra.
  • Deuda convertible: Son préstamos que pueden convertirse en acciones de la empresa en un momento futuro. Los prestamistas de deuda convertible asumen un mayor riesgo de incumplimiento a cambio de una tasa de interés más alta y la opción de convertir el préstamo en acciones.
  • Deuda con opción de compra: Son préstamos que dan al prestamista la opción de adquirir acciones de la empresa a un precio fijo en un momento futuro.

Es importante tener en cuenta que cada tipo de deuda mezzanine tiene sus propias características y términos, y es importante entenderlos antes de tomar una decisión de financiación o de inversión, mirando especialmente las posibles consecuencias a largo plazo en la estructura de accionistas de la empresa.




Contactar

    Qué es posible financiar con deuda mezzanine

    En general, la deuda mezzanine se utiliza para financiar proyectos de expansión , ya sea en etapas iniciales del ciclo de vida de la empresa o en etapas maduras para afrontar fases de crecimiento, así que la variedad de necesidades que puede cubrir la deuda mezzanine es muy amplia e implica tanto a las necesidades de circulante como necesidades de largo plazo. Algunos ejemplos de lo que podrías financiar con deuda mezzanine:

    • Adquisición de activos: uno de los destinos más habituales de la deuda mezzanine es para financiar la adquisición de activos como maquinaria, equipos o propiedades inmobiliarias o industriales. En general, cualquier activo no corriente puede ser financido con deuda mezzanine.
    • Expansión de la empresa: es posible usarla para financiar la expansión de la empresa, ya sea a través de la adquisición de nuevas empresas o la apertura de nuevas ubicaciones. Esta fase comprende necesidades de inversión y de working capital, la deuda mezzanine puedes ser utilzada para cubrirlas las dos.
    • Lanzamiento de nuevos productos o servicios: Es posible utilizar la deuda mezzanine para financiar el lanzamiento de nuevos productos o servicios, como la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías o la creación de nuevas líneas de productos.
    • Reorganización de la empresa: Es posible destinar deuda mezzanine a financiar la reorganización de la empresa, como la reestructuración de la deuda o la optimización de la cadena de suministro, entre otros.

    ¿Las pymes pueden financiarse con deuda mezzanine?

    Sí, es posible que una pyme (pequeña y mediana empresa) pueda obtener deuda mezzanine como parte de su estructura de financiación.

    Para obtener deuda mezzanine, la pyme debe demostrar una historia de crecimiento sólido y una perspectiva de rentabilidad a largo plazo. Además, los inversores en deuda mezzanine suelen exigir una garantía o una participación en la empresa como protección contra el riesgo de incumplimiento. También es posible financiar una empresa de reciente creación con deuda mezzanine, aunque debe demostrar que el proyecto es rentable a largo plazo y que el equipo gestor es bueno.

    Hay varias maneras de conseguir deuda mezzanine. Algunas de las opciones que se pueden considerar, por ejemplo:

    • Fondos de inversión: Muchos fondos de inversión ofrecen deuda mezzanine como una opción de financiación para las empresas. Es posible encontrarlos en registros públicos como el del Banco de España o la CNMV.
    • Bancos: Algunos bancos ofrecen deuda mezzanine a través de productos como préstamos subordinados o bonos convertibles. Normalmente se ofrece desde la división de banca corporativa siendo poco frecuente verlo en pequeñas empresas.
    • Inversores privados: Es posible que encontrar inversores privados dispuestos a invertir en la empresa a través de deuda mezzanine. Existen varias Plataformas de Financiación Participativa que lo ofrecen, así como grupos de inversores adscritos a escuelas de negocio y universidades donde es posible ponerse en contacto con ellos, normalmente a través de foros de inversores.
    • Organismos públicos: muchos organismos públicos ofrecen deuda mezzanine como el préstamo participativo o la deuda subordinada. Es uno de los principales canales para que las empresas más pequeñas puedan acceder a ella.

    Es importante tener en cuenta que obtener deuda mezzanine puede ser más difícil para las pymes que para las grandes empresas, ya que los inversores en deuda mezzanine suelen ser más reacios a asumir el mayor riesgo de incumplimiento asociado con las pymes. Por lo tanto, es importante que explorar bien todas las opciones de financiación disponibles y evaluar cuál es la más adecuada para las necesidades que se pretenden cubrir.




    Contactar

    Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!