Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

23-10-2020

Qué es el hipotecante no deudor y qué obligaciones tiene

No es una figura muy habitual la del hipotecante no deudor, en la mayoría de préstamos, pero existe y es aceptado por los bancos, así que conviene saber qué es y cómo funciona. Lo normal cuando alguien formaliza un préstamo hipotecario, sea para comprar un inmueble o para otras finalidades, es que sea también propietario del bien que se hipoteca, pero no sucede así en el caso del hipotecante no deudor, que es aquella persona física o jurídica que, teniendo un inmueble en propiedad, lo ofrece en garantía al acreedor financiero o entidad para que éste formalice un préstamo con un tercero, de ahí su nombre, porque ofrece un bien para hipotecar, pero no es el deudor del préstamo, y esto es crucial para entender sus características principales.

Características del hipotecante no deudor

  • El hipotecante no deudor ofrece un activo inmobiliario al acreedor financiero, pero no es el deudor y, a diferencia de éste, que responde del préstamo con todo su patrimonio, responde únicamente con la finca hipotecada. Esto es crucial porque limita su garantía.
  • El hipotecante no deudor, en caso de perder su inmueble por impago del deudor a la entidad financiera, se subroga en los derechos de ésta, es decir, puede reclamar el importe impagado al deudor. Esto aporta cierta ventaja porque puede seguir reclamando aunque haya perdido el inmueble para intentar recuperar lo perdido, aunque la realidad es que en estos casos es difícil conseguirlo.
  • Está obligado a conservar el inmueble mientras siga la carga hipotecaria en vigor, es decir, mientras el préstamo no se haya liquidado por completo. En caso de querer venderlo, el hipotecante no deudor debe cancelar el préstamo que garantiza, y aquí tenemos uno de los posibles conflictos entre deudor e hipotecante, pues debería ser el deudor el que se hiciera cargo de esa posible cancelación.
  • El hipotecante no deudor está obligado a asegurar el inmueble hipotecado, como mínimo para el caso de incendio, como cualquier otro préstamo hipotecario.

Diferencia entre hipotecante no deudor y avalista

La diferencia es muy parecida a la que comentábamos entre el hipotecante no deudor y el deudor . El avalista, al igual que el deudor, responde con todo su patrimonio en caso de impago del deudor, así que no tiene limitada su responsabilidad, a diferencia del hipotecante no deudor, que responde únicamente con la finca hipotecada y, además, puede seguir reclamando al deudor en caso de ejecución del inmueble por parte de la entidad financiera.

Además, la condición de avalista se transmite en herencia, así que los herederos se pueden encontrar respondiendo de la deuda contraída por el deudor si éste no lo hace. En el caso del hipotecante no deudor los herederos recibirían el bien hipotecado, pero seguirían únicamente respondiendo con el inmueble.

Conclusiones sobre el hipotecante no deudor

En el ámbito de préstamos hipotecarios para compra de vivienda es una figura que permite llegar al 100% de la financiación necesaria. Por un lado la entidad financiera hace un préstamo hipotecario con una cobertura del 80% sobre el inmueble a comprar y, por el otro, realiza el porcentaje restante, en este caso el 20%, sobre el inmueble del hipotecante no deudor, siempre que el deudor demuestre tener ingresos suficientes para cubrir los dos préstamos.

Por el lado del hipotecante no deudor es una figura muy interesante por la citada limitación de su responsabilidad y la acción de regreso contra el deudor en caso de impago, así que es una figura muy completa y funcional, especialmente en el ámbito hipotecario, aunque no sólo se limita a él.

Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!