Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

10-12-2017

¿Qué diferencias hay entre TAE y TIN?

La forma en que las entidades, bancarias o no, presentan sus ofertas de financiación para empresas es de lo más variado, y siempre intentan presentar las cifras menores posibles, por lo que suelen jugar mucho con la matemática financiera que hay detrás de las operaciones de crédito, pero también de depósito o inversión. Para poder conocer bien cómo funciona el cálculo del coste financiero de una operación es imprescindible entender dos conceptos muy habituales en las ofertas, el TIN y la TAE.

Diferencias entre TIN y TAE


El tipo de interés nominal (TIN)
es el porcentaje, fijo o variable, que se pacta como concepto de pago de intereses en una operación de crédito o de inversión. Dicho de otra forma, indica el tanto por ciento que recibe el prestamista en concepto de intereses por ceder el dinero. El TIN, por tanto, no tiene en cuenta ni las comisiones ni otros gastos asociados a la operación, y puede tener distintas periodicidades, mensual, trimestral o anual, por ejemplo.

Por su parte, la tasa anual equivalente (TAE), es el coste total anual de una operación financiera, e incluye, además del tipo de interés nominal, la periodicidad de los pagos y las comisiones, de forma que es una medida mucho más completa y fiable que el TIN. Además la TAE tiene una gran ventaja sobre el TIN, y es que al admitir sólo la periodicidad anual es posible comparar distintos productos financieros entre sí, por muy diferentes que sean.

Tanto la TIN como la TAE son de obligada presentación por parte de las entidades financieras, según normativa del Banco de España, en cualquier operación de crédito o depósito, si bien, hay que ir con cautela porque la TAE no siempre incluye todos y cada unos de los gastos de la operación, incluye las comisiones, eso sí, pero no incluye, por ejemplo, los gastos de notario, registro, tasación o los productos de venta cruzada que el cliente está obligado a contratar, como los seguros, tarjetas de crédito y otros.

Para nosotros es imprescindible incluir todo lo que realmente se incluye como coste de una operación, independientemente de que lo haga la entidad, así que hemos habilitado un campo para añadir cualquier gasto en nuestra calculadora de préstamos y, además, os informamos de la TIN anualizada para poder compararla con la TAE en los mismos términos temporales, de forma que os podáis hacer una idea más clara del peso de todos los costes adicionales al tipo de interés. 

Ejemplo de TIN y TAE


Supongamos que tenemos un préstamo de 100.000 euros a 5 años con cuotas mensuales, con una comisión de apertura del 1% y un TIN del 5%. Esta operación tendría una TAE del 5.55% y un TIN anualizado del 5.12%, es decir, a lo largo de la vida del préstamo el efecto de las comisiones supone un 0.43% anual.

Este mismo préstamo pero a 3 años de plazo continua teniendo un TIN del 5% y un TIN anualizado del 5.12%, pero tiene una TAE del 5.82%, lo que significa que el peso de las comisiones es del 0.70% anual sólo por el hecho de reducir el plazo.

Si a este mismo préstamo a 3 años le añadimos la obligación de contratar un seguro de vida el primer año, digamos de 600 euros de prima, entonces tenemos un TIN del 5%, un TIN anualizado del 5.12% y una TAE del 6.25%. Del primer al tercer ejemplo hemos incrementado la TAE en un 0.70%, cosa que a priori puede no parecer demasiado, pero que haciendo números nos sale un incremento del precio del 12% respecto a la primera operación.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas