Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

02-01-2019

Protección para los impagos: el factoring sin recurso

Según el Informe Europeo de Pagos más reciente publicado por Intrum, más de la mitad de las empresas españolas no emplea ninguna medida de protección para los impagos. Como solución preventiva, cada vez está tomando más peso el uso del factoring sin recurso. En este artículo, nos proponemos analizar cómo esta operación de cesión de créditos puede ser una solución para las empresas de cara a protegerse de los impagos y cubrir sus necesidades de financiación.

"Un 56% de las empresas españolas no aplica ninguna medida para protegerse de los impagos"

¿En qué consiste el factoring sin recurso?

El factoring es un producto de cesión de créditos pendientes de pago de la empresa a una entidad financiera, bancaria o no. Esta entidad (factor) será la encargada de cobrar estos créditos y anticiparlos a la empresa solicitante. El anticipo se negociará en el contrato de factoring entre ambas partes de forma parcial o total. Dependiendo de si la entidad financiera puede recurrir posteriormente a la empresa a reclamar, en el supuesto en que el deudor con créditos pendientes no haga frente al pago, estaremos ante el factoring con o sin recurso.

En el caso que abarcamos, en el factoring sin recurso, la entidad asume el total del riesgo de impago de los deudores de la empresa, sin posibilidad de reclamación. Esta gran ventaja, junto con la necesidad de financiación que presentan actualmente las compañías, es el motivo de que sea una de las operaciones de cesión de crédito cuyo crecimiento está en aumento en los últimos años.

Pero, además de conseguir el anticipo de las facturas, las empresas contratantes pueden recibir otros beneficios añadidos a través del factoring sin recurso, como son:

  • Gestión de cobros de la cartera de clientes.
  • Gestión comercial de los deudores.
  • Cobertura del riesgo por impago.

Características básicas

El acuerdo de factoring sin recurso entre empresa y entidad o factor tiene las siguientes características:

  • La entidad financiera factor adquiere de la empresa las facturas por cobrar, desembolsando un anticipo sobre el valor de cada factura incluida en el contrato.
  • Una vez cobradas las facturas, la entidad factor liquidará a la empresa su importe total, salvo la cantidad anticipada y la tarifa de factoring acordada.
  • Estas cantidades netas se pagan de manera oportuna a la empresa, ya que cada factura es pagada completamente por los deudores y de acuerdo con los términos del acuerdo de factoring sin recurso.
  • Los costes que llevan asociados dependerán del tipo de entidad factor con la que se haga el acuerdo.
  • Conlleva un tipo de interés por plazo de anticipo de los créditos, más una comisión por gestión.

Sus principales ventajas

Las ventajas que ofrece este producto financiero a los cedentes son obvias, puesto que además de conseguir el importe anticipado de sus facturas, ceden el riesgo por impago a la entidad factor. Evitan, asimismo, reclamaciones posteriores en caso de que los deudores no atiendan al pago. Vamos a desglosar otras ventajas inherentes al factoring sin recurso para la compañía:

  • Acelera el flujo de efectivo al liquidar los activos de cuentas que están por cobrar.
  • Se puede conceder fácilmente, dependiendo de la solvencia de la empresa deudora.
  • A diferencia de los préstamos bancarios, el factoring sin recurso no se centra tanto en el historial financiero ni en el flujo de efectivo de la empresa que lo solicita.
  • Se ahorra en recursos destinados a ciertas tareas administrativas.
  • No requiere, generalmente, de la contratación de una línea en el canal no bancario.
  • Según la modalidad, el riesgo no es computable en Cirbe (Central de Información de Riesgos).
  • Es posible acceder al factoring sin recurso a través de entidades online de forma ágil y segura.

Ventajas fiscales

  • Se pueden incluir en el impuesto de sociedades los gastos financieros derivados para su deducción, según la legislación vigente.
  • No requiere el abono del impuesto sobre actos jurídicos documentados.
  • Al ser considerado IVA soportado, la compañía puede deducirse el IVA cargado en la operación de factoring.

Ante la variada oferta de herramientas de financiación existentes en el mercado, el factoring sin recurso se está posicionando como la herramienta estrella para proteger a las empresas ante los impagos y ayudarles a conseguir financiación y liquidez.

En Financlick, contamos con este producto en nuestra cartera y podemos asesorarte si lo necesitas.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!