Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

14-05-2021

Préstamos entre familiares y amigos

Los préstamos entre familiares y amigos son muy habituales cuando necesitas el 20% de la hipoteca que no financian los bancos y los gastos de formalización del préstamo hipotecario, que ascienden entorno al 10% del importe de este aproximadamente. 

Para realizar estos préstamos de manera correcta, deben documentarse, es decir, debe haber un contrato que refleje el importe, el vencimiento, las cuotas, los intereses y todo lo que rige el contrato de préstamo.

Estos préstamos también se deben declarar a Hacienda, por los intereses que cobre la persona que otorga el préstamo porque para ella suponen ingresos adicionales que deben ser tenidos en cuenta a efectos del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF).

¿Qué son los préstamos entre particulares o entre familiares?

Los préstamos entre particulares o familiares son aquellos que son concedidos por personas físicas en lugar de entidades bancarias o empresas. Estos créditos son legales y están permitidos, pero no están supervisados por el Banco de España, es decir, surgen del mutuo acuerdo entre las partes sin que un organismo público vele por ellos de forma directa, como sí sucede con los préstamos bancarios. Sus características fundamentales son:

  • Se pueden realizar entre personas físicas, ya sean familiares o no.
  • Son legales y están reconocidos por la ley, pero son ajenos a la supervisión de organismos como el Banco de España.
  • Para que surjan efectos, deben formalizarse mediante un contrato entre las partes. 
  • Deben ser declarados a Hacienda a efectos de IRPF.
  • Pueden tener intereses o no, según lo acordado entre las partes.
  • Los plazos de devolución y la periodicidad de las cuotas son las acordadas entre las partes, así cómo el sistema de amortización.
  • Pueden ser intervenidos ante notario para dotar al contrato de capacidad ejecutiva contra el deudor en caso de impago, aunque no es obligatorio hacerlo.

¿Se puede realizar un préstamo sin intereses a un familiar?

Se puede realizar perfectamente un préstamo entre familiares sin ningún tipo de interés ni comisión¡, aunque para cumplir con nuestras obligaciones tributarias ante este tipo de préstamos deberemos presentar el modelo 600 a la Agencia Tributaria para que no se entienda que ha sido una donación.

En el caso de que queramos prestar dinero a un familiar o conocido y cobrarle ciertos intereses, estos deben tributar, como decíamos, como “Rendimiento de capital mobiliario” y deben ser declarados en la declaración de la renta correspondiente a la persona que ha prestado el dinero. 

¿Qué otras opciones tengo además de pedir un préstamo a un familiar?

Muchas veces se nos hace complicado pedir dinero a familiares o amigos. Esta no es la única manera que tenemos de conseguir el dinero que nos hace falta. Según la cantidad de dinero que necesitemos, nuestra situación laboral y nuestra situación económica, podemos acudir a otras entidades de crédito para pedir un préstamo personal en paralelo a la hipoteca para completar el importe que nos falta, aunque en ese caso debemos ser muy cuidadosos con las cuotas de este préstamo, ambas cuotas sumadas pueden llegar a ser muy elevadas y puede ocasiones tensiones de liquidez, algo nada recomendable.

¿Cómo hacer un contrato de préstamos entre particulares?

Así pues, realizar el contrato cuando hemos acordado recibir un préstamo de una persona física o un familiar es totalmente recomendable para ambas partes, pues da seguridad jurídica a prestamista y prestatario. Para formalizarlo correctamente, el contrato de préstamo debe contener:

  • Datos de la persona que va a prestar el dinero (prestamista)
  • Datos de la persona que recibirá el dinero (prestatario)
  • Importe total del préstamo.
  • Interés aplicado en el préstamo o en el caso de que no se le aplique interés, también deberá quedar reflejado
  • Las comisiones y otros gastos. 
  • Periodo de tiempo en el que se va a devolver.
  • Descripción del Aval en el caso de que sea necesario
  • Cómo actuarán las partes en caso de impago
  • Plazo de reembolso, importe de las cuotas, periodicidad de las mismas y sistema de amortización utilizado para el cálculo de las cuotas.

 




Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!