Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

17-11-2020

Marf, qué es y cómo funciona

El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) es una herramienta de financiación para empresas medianas que surgió en 2013 como herramienta de diversificación de la financiación empresarial hacia los canales no bancarios. Desde entonces no ha hecho más que crecer hasta los 5.352 millones de euros que canalizó en 2019, lo que supuso un 57% más que el año anterior.

El MARF se estructura como un sistema multilateral de negociación y admite la emisión tanto de bonos como de pagarés, para un perfil de empresa más bien mediano que pequeño. Para acudir a él la empresa debe facturar un mínimo de 50 millones de euros, tener un EBITDA por encima de 10 millones y un ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA inferior a 4. Además, una agencia independiente de rating se encargará de emitir una calificación a la emisión para que ésta pueda cotizar en un mercado secundario, lo que implica que la empresa debe poder demostrar su fortaleza a través de sus estados financieros.

Las estructuras de financiación a las que se puede acceder en el MARF son realmente cómodas para la empresa, normalmente se trata de emisiones de bonos a muy largo plazo en los que la empresa no asume pago de principal hasta el vencimiento y, en la mayoría de ocasiones, el principal se refinancia con una nueva emisión. Algo parecido pasa con la emisión de pagarés, aunque a con un periodo de tiempo más corto.

La bondad de esta estructura, eso sí, viene acompañada de un coste financiero superior al del canal bancario. Al coste del propio cupón del bono, que depende fundamentalmente del plazo y el riesgo del emisor, hay que sumar un coste aproximado de entorno al 2% inicial por la emisión y entorno a 25 – 30 mil euros a la agencia de calificación por emitir el rating. A pesar de ese sobre coste es una vía de financiación al alza que probablemente siga creciendo en un entorno de desintermediación bancaria como el actual, gracias, entre otros, a que tiene menores requisitos de acceso que otros mercados y a que los trámites son mucho más sencillos.

El MARF está dirigido por AIAF Mercado de Renta Fija S.A.U. y en él participan exclusivamente inversores institucionales que pueden invertir desde tickets mínimos de 100.000€. Los participantes en este mercado son:

  • Mediadoras: se encargan de suministrar la infraestructura tecnológica al mercado.
  • Miembros del mercado: son entidades de crédito y ESIs autorizados para contratar en el mercado. Participan en la colocación de los valores, banco custodio y liquidador.
  • Asesores registrados: son especialistas en el mercado de capitales y asesoran a la compañía respecto de las reglas del mercado. Coordinan la documentación y la información periódica que debe presentar el emisor.
  • Agencias de calificación: se trata de agencias homologadas por la ESMA que emiten el informe de evaluación crediticia y de riesgo de la emisión.

En resumen, el MARF, destinado a empresas de tamaño mediano, es una muy buena opción de financiación de empresas con proyectos de crecimiento y cuenta saneadas, que buscan en estos mercados la financiación necesaria para su desarrollo sin necesidad de acudir a un mercado bancario cada vez más estrecho. El MARF seguirá creciendo en los próximos años y esperemos que permita el acceso a empresas más pequeñas para suplir el hueco que dejará vacío la banca.

Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!