Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

06-05-2018

Los precios de importaciones y exportaciones siguen cayendo

El viernes, el Instituto Nacional de Estadística publicó, como cada mes, su informe sobre la evolución de los precios a la exportación (IPRIX) y la importación (IPRIM) correspondientes al mes de marzo, en el que se confirma la tendencia a la baja en el ritmo de crecimiento de los precios.

Evolución anual de los precios a la exportación

Los precios a la exportación siguen la tendencia a la baja que iniciaron en febrero de 2017. En marzo, tanto la tasa general como la tasa general sin energía del IPRIX, descendieron respecto a febrero situándose en el 0.1% y el 0.2% de variación anual, lo que significa que los precios a los que las empresas españolas exportan sus bienes y servicios siguen subiendo, pero a una tasa que ya se acerca al 0%, lo que podría suponer una cierta desaceleración del ritmo que crecimiento de la economía.

En cuanto a los sectores que más afectaron positiva y negativamente tenemos, en primer lugar, el sector de bienes de consumo no duradero, que incrementó sus precios a la exportación en un tímido +0.049% respecto al año anterior. En el lado opuesto, el sector de los bienes de equipo, es el que mayor reducción de precios experimentó con una caída del -0.249% respecto al año pasado.

Evolución anual de los precios a la importación

En cuanto a los precios de importación, el IPRIM registra una tasa anual del 0.50% en marzo, esto son ocho décimas por encima al dato del mes anterior. Este incremento se produce, casi en exclusiva, por el aumento del precio de la energía, que aumenta un 5.9% en términos anuales por las fuertes bajadas del precio del petróleo en marzo de 2017. El Índice General del IPRIM sin energía se sitúa, en marzo, con un decremento del -0.9% en términos anuales.

El IPRIM está siguiendo la misma tendencia a la baja que el IPRIX y encadena descensos mensuales desde el mes de abril de 2017, lo que encajaría con un periodo de cierta desaceleración que, en el caso del IPRIM, marca ya una evolución negativa del comportamiento de los precios, como posible medida al freno de la demanda industrial.

Habrá que estar atentos a la evolución de este y otro indicadores, pero todo parece indicar que el ritmo de expansión de la economía se está relajando de forma progresiva, cosa que, lejos de ser mala, es incluso buena, más vale un aterrizaje suave, que uno forzoso como el de la crisis de 2008.

Esta misma semana, el mismo INE, publicaba la evolución del PIB adelantado del primer trimestre, que registraba un incremento del 0.7% respecto al trimestre anterior y una tasa anual del 2.9%, esto serían dos decimas por debajo respecto al cuarto trimestre del 2017, cuando se situó en el 3.1%. Este dato va alineado con la evolución de los precios a la importación y exportación y confirmaría esa relajación en el crecimiento de la economía que habrá que seguir de cerca, pues la capacidad de supervivencia de las empresas va íntimamente ligada a su capacidad de adaptarse, de la forma más rápida posible, a un ciclo recesivo, y eso hace fundamental seguir de cerca todos los indicadores macroeconómicos ligados a su evolución.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas