Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

02-05-2017

Los criterios de aprobación del crédito para empresas se endurecen

Así se desprende de la Encuesta sobre Préstamos Bancarios del mes de Abril del Banco de España, que señala que durante el primer trimestre los criterios de aprobación de préstamos para empresas se endurecieron ligeramente, manteniéndose estables los de los créditos a hogares para adquisición de vivienda, y relajándose los destinados a consumo y otros. Esta tendencia en el ámbito de empresas es contraria a la tendencia en la UEM, donde los criterios se relajaron ligeramente, tanto en empresas como en los destinados a hogares.

En cuanto a los márgenes aplicados a los créditos no hubo cambios en España, ni en el segmento de financiación para empresas ni en el de préstamos a hogares para adquisición de vivienda, si bien, siguieron contrayéndose en el ámbito de financiación al consumo y otros fines, en contraposición a lo sucedido en la UEM, donde continuaron contrayéndose en todas las modalidades. Para el trimestre en curso, las entidades españolas anticipan un cierto endurecimiento en la concesión de crédito para vivienda y no anticipan cambios para el resto de segmentos. A nivel UEM, las entidades anticipan un ligero endurecimiento en el ámbito de financiación empresarial, pero no prevén cambios en el resto de modalidades. Entrando en el detalle por tamaños, las entidades españolas señalan que el endurecimiento de los criterios de concesión es más acusado en el segmento de pequeñas y medianas empresas que en el de grandes, como suele ser habitual, y que, por vencimientos, el endurecimiento fue leve en las operaciones a corto plazo, y mayor en las operaciones de financiación a largo.

Financiación para empresas: Efectos del endurecimiento

Este es el resultado de dos efectos contrarios, por un lado, el aumento de los riesgos relativos a las garantías solicitadas, la menor tolerancia al riesgo y los mayores costes relacionados con el nivel de capital, habrían contribuido a un ligero endurecimiento de los criterios, mientras que, por otro, la mayor competencia y la mejoría de la situación de liquidez de las entidades y de la solvencia de ciertos sectores o empresas, habrían propiciado una cierta relajación.

El mismo efecto contrapuesto ha propiciado que las condiciones económicas de las operaciones nuevas se mantuvieran estables en términos generales durante el primer trimestre, sin cambios para las pequeñas y medianas empresas, y con una ligera mejora para las grandes.

En cuanto a la demanda de crédito, las entidades apuntan que ha habido un aumento durante los tres primeros meses de 2017, tanto en España como en la UEM, tendencia que, previsiblemente, se mantendrá al alza durante el segundo trimestre en ambas áreas. Esta mayor demanda se ha concentrado en operaciones de corto plazo. El desglose por tamaño empresarial muestra que fueron las solicitudes de financiación de las pymes las que avanzaron, mientras que las de las empresas más grandes apenas variaron. Los principales factores que explicaron el incremento de la demanda fueron: el aumento de las existencias y deudores pendientes de cobro, derivado del crecimiento generalizado de las ventas, el descenso del nivel general de los tipos de interés y, en menor medida, las mayores necesidades de financiación para la inversión en capital fijo, fusiones y reestructuraciones de deuda. Por el contrario, el mayor uso de otras fuentes de financiación interna y externa por fuera del circuito bancario, habría influido en la dirección contraria.

Estos cambios en la política de concesión de crédito empresarial, en un entorno de concentración bancaria como el actual, son un riesgo para la estructura de financiación de las empresas en un entorno de crecimiento como el que estamos viviendo, donde la mayor parte de sectores y empresas muestran crecimientos sólidos y deben aprovechar la oportunidad de ganar tamaño, después de haber sufrido uno de los periodos más largos de estancamiento dela historia, y esto propicia la apertura de la empresa a nuevas fuentes de financiación no bancaria, no tan dependientes del comportamiento del mercado de capitales ni de la política monetaria y que, por otro lado, generan competencia al sector bancario.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas