Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

25-01-2016

Los 12 motivos más utilizados para denegar la financiación

¿Has solicitado financiación para empresas últimamente y no has conseguido tu objetivo? Seguro que el motivo ha sido una de las 12 causas más repetidas que hoy hemos recopilado para que no vuelva a sucederte:


#1 Incidencias de crédito: El financiador está estudiando la capacidad de pago de la empresa, si la empresa tiene incidencias de crédito en asnef, rai, experian u otras fuentes, el estudio no tiene sentido, la empresa ya ha impagado y por tanto no tiene capacidad de pago. Si este es tu caso la vía de financiación a la que podrás acudir se apoyará en el riesgo de tus clientes, esto es el factoring o el descuento de pagarés.

#2 El destino de los fondos no es claro: Hablamos de esto en un post anterior, el destino de la financiación solicitada debe ser claro y coherente, si no lo es, ante la duda de poder estar financiando pérdidas u operaciones fraudulentas, el financiador va a abstenerse.

#3 La empresa está en pérdidas: Tener pérdidas moderadas en un ejercicio no debería ser la muerte de ninguna empresa, cuando hablamos de empresa en pérdidas nos referimos a pérdidas recurrentes y con tendencia a empeorar que, además, no puedan demostrar tener un plan claro y coherente para darle la vuelta a la situación.

#4 No hay capacidad de pago: En este caso la empresa tiene beneficios, pero no genera suficiente cashflow para pagar su deuda, en este caso las probabilidades de acceder a financiación de largo plazo se reducen drásticamente, aunque hay posibilidades en la solicitud de financiación de corto plazo.

#5 La tesorería es muy reducida: La tesorería es una de las señales más valiosas para calcular qué cash flow tiene la empresa, y qué nivel de beneficios. Si la tesorería es testimonial, las probabilidades de conseguir financiación de corto o largo plazo escasean.

#6 Las existencias son excesivas: Es un síntoma de dificultades comerciales, y cuando cuesta vender los beneficios se ven afectados directamente, y en consecuencia la capacidad de generar caja y repagar la deuda. Por no decir que las existencia excesivas pueden llevar a pensar que parte de ellas han quedado obsoletas y no valen ni un euro, imposible convertirlas en liquidez, vamos.

#7 La facturación a empresas del grupo: Esta práctica hay que evitarla. Es normal que una empresa, a lo largo de su vida, forme grupo con otras empresas de los mismos socios pero que se dedican a otra línea de producto o estan radicadas en otros mercados, y es normal que haya alguna relación comercial entre las empresas, pero no puede ser que toda la actividad se centre en ello o que no esté bien justificada su relación comercial. Históricamente este tipo de operativa ha escondido empresas en pérdidas o actividades fraudulentas.

#8 Capitalización muy baja o negativa: La capitalización negativa es el "game over" de una empresa, es una empresa quebrada. Aún no siendo negativa, la capitalización es un resumen de los beneficios históricos de la empresa y de la aportación de sus socios, así que tampoco vale que sea baja.

#9 Endeudamiento excesivo: El endeudamiento excesivo puede ser síntoma de dos cosas: pérdidas financiadas con deuda o crecimiento excesivamente acelerado, empresas que mueren de éxito. El primero es un camino hacia el "game over", el segundo puede llevar a la empresa a tensiones de liquidez que impidan a la empresa mantener sus compromisos de pago, aunque no tiene porqué acabar con la empresa si ésta tiene beneficios.

#10 Empresa de reciente constitución: Si tu empresa es de reciente constitución conseguir financiación en forma de deuda puede ser una odisea, por eso, en etapas iniciales lo recomendable es financiarse con capital vía business angels o equity crowdfunding, por ejemplo.

#11 Ingresos extraordinarios: Otra forma de esconder pérdidas es recurrir a ingresos extraordinarios anormalmente elevados: variaciones de existencias positivas, trabajos realizados por la empresa para su activo contabilizados como ingreso y otros ingresos atípicos que no tienen que ver directamente con la actividad principal de la empresa.

#12 Garantías insuficientes: Después de todo, siempre se puede solucionar alguno de los puntos anteriores con garantías que aporten solvencia, ya sean avales, prendas, garantías inmobiliarias, mobiliarias, depósitos bancarios..., aquí la casuítica es enorme, pero si hay que recurrir a las garantías para conseguir la financiación y éstas son insuficientes, la probabilidad es remota.

Cuando la empresa se encuentra en estas situaciones y le resulta imposible conseguir financiación con sus propios recursos, puede conseguir financiación utilizando el riesgo de sus clientes, a través del invoice finance, aunque no podrá acceder a financiación de largo plazo ni otras modalidades de financiación de circulante que se apoyan en el riesgo de la propia empresa solicitante.

Y detrás de estos 12 motivos hay tres causas subyacentes: la rentabilidad, la rentabilidad y, por último, la rentabilidad. Esta, podríamos decir, es la única variable de la que debería preocuparse la empresa: la rentabilidad genera beneficios, y éstos generan liquidez y solvencia, lo que hace prescindible recurrir a la deuda para financiar la actividad. Otra cosa es cómo rentabilizar la empresa, pero eso merece otro post. Por otro lado, tener existencias elevadas, por ejemplo, no debería ser la muerte de ninguna empresa si el resto de variables son razonablemente buenas, pero lo habitual, cuando la capacidad de pago de una empresa empieza a ranquear, es que cumpla con varios de los 12 puntos.

Si necesitas ayuda con tu rating de crédito utiliza nuestra calculadora de rating en excel, una herramienta muy útil para ver la calificación de crédito de la empresa y qué elementos están influyendo en ella.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!