Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

27-11-2016

Las pymes pierden competitividad frente a las grandes empresas

Las pymes españolas han perdido competitividad respecto a las grandes empresas en el periodo de crisis comprendido entre 2007 y 2014, según el barómetro B4 elaborado por IESE, Informa D&B y Back To Basis Management. El estudio es un Big Data Económico Financiero extrapolable y escalable a nivel internacional, que tendrá periodicidad anual, y ha tomado como referencia los estados financieros de 1,2 millones de empresas, concluyendo que, a mayor tamaño mejor capacidad de adaptación y menor destrucción de empleo.

Aunque las ventas del conjunto de las empresas caen un 16% en el periodo estudiado, el comportamiento es muy diferente según el tamaño, mientras las pequeñas caen un 32% en cifra de negocio, las grandes se mantienen estables y arañan un 10% de las ventas de sus competidores más pequeños. El tamaño, la estructura y los recursos disponibles afectan de forma directa a la capacidad de adaptación a los constantes cambios que ha vivido el mercado en este periodo. Por sectores, el comportamiento de las ventas es muy distinto igualmente, mientras el sector turístico cae entorno a la media nacional, el sector de la construcción y el motor se desploman de forma alarmante un 67% y 37% respectivamente.

Geográficamente las ventas tienen, también, un comportamiento muy dispar, mientras Madrid y País Vasco caen un 3% y un 8% respectivamente, Cataluña cae un 19%, y las comunidades con peor comportamiento un 34%. aunque el 72% del tejido empresarial se concentra en Madrid, País Vasco, Cataluña y Valencia, Madrid País Vasco tienen una mayor concentración de empresas grandes, y se ha observado una deslocalización de estas empresas desde otras comunidades hacia Madrid. 

Además, las comunidades menos activas sufren una reducción del empleo del 34%, por encima de la media del país, mientras que las más activas tuvieron un descenso tan sólo del 19%, menor a la media. Además, estas últimas acumulan más del 80% de la población empleada en todo el territorio nacional, una proporción que, lejos de reducirse, ha aumentado un tímido 2% en el periodo analizado.


Los datos de empleo son también mejores en las grandes empresas, en el conjunto de empresas el empleo medio se redujo un 21%, reduciéndose un 27% en las pequeñas empresas, lo que supone, aproximadamente, 1.5 millones de personas, y tan sólo un 8% y 200 mil personas en las grandes empresas. En cuanto a la retribución del empleo se observa una caída generalizada que afecta tanto a las pequeñas como a las grandes empresas, que ven como los salarios se revalorizan por debajo del IPC, con un promedio de crecimiento anual del 1% para las pymes y del 2% para las grandes empresas. En cuanto a la facturación media por empleado las pymes pierden un 8% y las grandes empresas aumentan un 10%.


Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!