Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

28-04-2021

Las pernoctaciones hoteleras caen un 57% interanual

Los efectos de la pandemia han tenido una consecuencia demoledora sobre las pernoctaciones hoteleras. La caída de estas pernoctaciones, si tomamos como referencia el mes de marzo de 2021, ha sido de un 57,9% con respecto al mismo mes del año 2020.

Si bien hay una cierta mejoría, que es debida al progresivo levantamiento de restricciones por parte de las comunidades autónomas y a la confianza de los turistas, cabe resaltar que no solo se producen menos pernoctaciones, sino que son más cortas y conllevan menos gasto.

Si comparamos los datos de marzo del presente año con los correspondientes a 2019, el descenso ha sido mucho más acusado, concretamente de un 83,6 %. Unas cifras que dan qué pensar, ya que este mes no es precisamente puntero en cuanto a pernoctaciones hoteleras.

El cierre de establecimientos hoteleros en marzo

Durante el mes de marzo han estado abiertos en España un total de 8.416 establecimientos hoteleros, suponiendo una cifra un 22% menor con respecto al mismo mes del año pasado. La categoría de establecimientos más afectados es la que oscila entre 1 y 4 estrellas, llamando la atención los de categoría más baja, con una tasa de cierre cercana al 52%. Estas cifras también son similares a los hostales, generalmente establecimientos que no pertenecen a grandes corporaciones hoteleras y en donde las consecuencias también han sido nefastas.

Los destinos más afectados por la pandemia

Son tres quienes han sufrido una mayor consecuencia, destacando el caso de las Islas Canarias. El archipiélago ha sufrido como nadie los rigores del cierre, ya que se se produjo un descenso del 80% en las pernoctaciones. Muy más lejos se encuentran, Cataluña y Madrid, que son las comunidades que más cayeron, con un 49,2% y un 26,9% respectivamente. Si a Canarias le ha pesado el ser un destino vacacional para el turista europeo, a las comunidades madrileñas y catalanas les ha penalizado ser los centros económicos del país. Esto tiene su traslación en el descenso de pernoctaciones por motivos laborales.

Tanto Cataluña como Madrid son los destinos favoritos del turista nacional, a la que hay que sumar a Andalucía. Si hacemos un análisis de los datos en cuanto a lo referido al viajero de nuestro país, la comunidad andaluza sufrió una variación negativa del 45% de pernoctaciones en tasa interanual. Si bien Madrid apenas sufrió variación, sí que Cataluña ha notado un descenso del 13%.

Si volvemos al análisis de los datos de marzo, Canarias sufrió un recorte del 34%, con un 86% menos de turistas extranjeros. Madrid tuvo una variación del 60% en ese mes y Cataluña casi un 79%. Llama la atención que, dentro del archipiélago canario, la pequeña isla de El Hierro es la que tuvo mayor número de reservas y pernoctaciones, ya que fue uno de los lugares pilotos en los que se llevó a cabo la desescalada y obtuvo mejores resultados.

El turista europeo

Los países de origen de nuestros principales turistas son Alemania, Francia y el Reino Unido. Este año nos han visitado un 84 % menos de alemanes y un 59 % menos de franceses, pero llama poderosamente la atención que la caída interanual de viajeros británicos ha sido del 97 %, con especial incidencia en la Comunidad Valenciana.

Precios sensiblemente mas bajos

La consecuencia nefasta sobre el número de viajeros ha tenido su consecuencia en el precio medio de los hoteles.

Tanto las cadenas hoteleras como los propietarios de establecimientos más pequeños no han tenido más remedio que realizar una revisión a la baja de sus precios, con el objetivo de atraer al cliente y estimular el turismo. La caída del Índice de Precios Hoteleros (IPH) se sitúa en el –8,1% en marzo. Los establecimientos de menor categoría han sido los que han tenido que aplicar una mayor rebaja para poder sobrevivir.

Obviamente, a estas cifras también hay que sumar las consecuencias de la rentabilidad, es decir, el precio medio que abona el turista por una habitación en un establecimiento. Haciendo la comparación de los meses de marzo, los clientes han pasado de pagar una media de 78 € en 2020, a unos 65 € en 2021. También se produce una caída en cuanto al dinero que gasta en el hotel, pasando de casi 30 € en marzo del año pasado a los 17€ del mismo mes de este año.

Cabe confiar que, tras los masivos procesos de vacunación iniciados en las comunidades autónomas y la recuperación propia de la confianza, unido al próximo fin del estado de alarma, las cifras de ocupación hotelera arrojen unas cifras mejores. Si bien no serán similares todavía a los de antes de la pandemia, sí que tendrán un claro proceso ascendente.

 




Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!