Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

20-03-2017

Las existencias y sus indicadores clave de gestión

La gestión de existencias tiene un impacto directo en resultado final de la compañía y en su estructura de financiación. Las existencias, consideradas como un coste empresarial, deben ser las mínimas indispensables para mantener el proceso productivo y poder cubrir la demanda, sin una rotura, este es el rabioso juego que caracteriza la gestión de stocks, el mínimo posible, pero sin pasarse, y de ahí la importancia de mantener bajo control los tres principales ratios que permiten medir su comportamiento.


1# Rotación de Inventario

Es, de las medidas de inventario, la más importante y la que mejor información ofrece. El ratio de rotación de inventario se obtiene dividiendo los aprovisionamientos de la cuenta de explotación entre las existencias en balance, y nos indica cuántas veces se renuevan los stocks en un periodo determinado, normalmente un año. Cuanto mayor sea el resultado mejor, pues significa que más veces se ha vaciado el stock para ser vendido, es decir, a mayor rotación más ventas realiza la empresa. Para el cálculo de este ratio es importante que la partida de aprovisionamientos comprenda un periodo suficientemente amplio, un año como norma general.

Además de medir la rotación de todo el inventario, es posible medir la rotación de los distintos subgrupos contables de la partida de existencias: existencias comerciales, materias primas, productos en curso, productos semiterminados o productos terminados, lo que permite conocer la rotación en cada una de las fases de producción de la compañía.

La rotación ideal para una empresa depende mucho del sector al que pertenece, pues tanto las características del producto como del proceso de producción son factores determinantes para la rotación de inventarios, así, por ejemplo, el sector de la alimentación mantiene una rotación mucho mayor que el sector industrial. Derivado de la rotación de inventarios es posible calcular el plazo medio de existencias, dividiendo 365 entre el ratio, obteniendo el número de días que tarda la compañía en vaciar su stock final, o el stock intermedio de las distintas fases de su proceso productivo.

2# Ratio Existencias a Ventas

Nos da una idea de la proporción de stock en relación al tamaño de la empresa medido desde sus ventas. Lo normal es que el ratio se sitúe en el rango 12%-20%, y cuanto menor sea mejor, pues significa que, o bien la empresa tiene un nivel de stock muy bajo, o bien que tiene un margen muy elevado, y tanto una consecuencia como otra mejoran el beneficio final, de todos modos, cada sector tiene sus particularidades y hay muchas variaciones entre unos y otros, tanto por las diferencias entre los modelos de producción, como por las características del producto, así como su estacionalidad.

3# Ratio Existencias a Activo

Este ratio se calcula dividiendo las existencias entre los activos de la empresa, y nos da una medida de qué peso tienen estos en proporción al tamaño de la empresa en balance. Otra medida más detallada es la que surge de dividir las existencias entre los activos corrientes, y nos permite conocer qué parte del fondo de maniobra queda cubierto por las existencias. Cuanto más bajo sea el ratio mejor, pues, en definitiva, el stock no deja de ser un coste. Como en los dos casos anteriores, las necesidades de stock de una empresa dependen mucho de su producto y su proceso de producción, por lo que es importante tener en cuenta el sector de la compañía para tomar decisiones con su interpretación, aunque generalmente esta medida se mantiene dentro del rango 15%-30% para la mayor parte de empresa.

Los ratios sobre existencias permiten tomar decisiones sobre la política de compras de la empresa, tanto a nivel de volúmenes como de precios: comprar a menor precio mejora los ratios, así como comprar volúmenes muy bajos, los imprescindibles para mantener la producción necesaria para no romper el stock, y ambas medidas impactan de forma directa en el resultado y en las necesidades de financiación a corto plazo.

Por otro lado, analizar los ratios sobre los subgrupos contables de la partida de existencias, permite tomar decisiones sobre los procesos de producción, analizando en qué fase se acumulan más stocks y valorando si es posible reducir el plazo de producción en alguna fase del proceso, permitiendo menores necesidades de compra y mayor rotación de existencias.

Los ratios de inventario, es aconsejable compararlos con una media sectorial compuesta por empresas del mismo tamaño que la empresa analizada, o con clúster, un conjunto pequeño de empresas competidoras directas, para analizar las diferencias y valorar como mejorarlas, tan importante es vender como comprar bien.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas