Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

19-05-2016

Las 6 claves para analizar la oferta de financiación alternativa

La oferta de financiación para empresas para empresas está en aumento y así seguirá en los próximos años, ahora hay nuevos productos, con características muy distintas a las que estábamos acostumbrados a ver en la banca, que tiene una oferta muy uniforme y ya conocida de sobra por las empresas. Ante este aumento de la tipología de formas de financiación conviene centrarse en los puntos clave para valorar cada una de ellas y escoger la mejor. Bajo nuestro punto de vista, esto es lo que debería analizar la empresa antes de decantarse por uno u otro:

1# Características financieras

Obviamente esto diríamos que es lo primero. Aquí no nos referimos al precio sino a las tres características básicas que definen a cualquier producto de financiación: importe, plazo y periodicidad de la amortización. La primera, el importe, es importante analizarla porque hay dia de hoy, mucha de la financiación alternativa tiene el importe limitado a ciertas cifras, así que cabe preguntarse si el importe encaja con la operativa de la empresa. La segunda y tercera característica, a qué plazo es la financiación analizada y cada cuánto tiempo hay que amortizarla son esenciales. Por ejemplo, si estás buscando un préstamo a un año para financiar compras, quizás te interese más uno con cuota trimestral que mensual. Otro ejemplo, si está buscando financiación para la compra de maquinaria, muy probablemente prefieras que el plazo sea a 5 años en lugar de 3.

2# Time to funding

No nos gustan los anglicismos, pero debemos reconocer que en muchas ocasiones resumen a la perfección un concepto, y este es uno de esos casos. El time to funding es el tiempo que tarda la entidad en poner a disposición los fondos que ha solicitado. Este proceso se inicia con el estudio por parte de la entidad de la propuesta de financiación y finaliza con la recepción de la transferencia por parte de la empresa. Aquí conviene conocer bien como financia la entidad tu operación, por ejemplo, si escoges una plataforma de crowdlending tendrás que esperar a que tu operación sea financiada por los inversores, si escoges una de direct lending no. Aunque lo mejor es que no dejes estas necesidades en manos de terceros y planifiques bien tus financiación para no tener que correr.

3# Condiciones económicas

Este punto es muy importante, quizás el que más junto al 1#. Analiza bien todo lo que vas a pagar: comisiones de apertura, estudio, amortización anticipada o gestión, tipo de interés de la financiación y, sobre todo, si es anticipado o vencido y, por último, costes asociados a la formalización como podrías ser gastos notariales. En un mundo ideal todo este coste se resumen en una sola cifra, la TAE, que es de obligada información por parte la sector bancario, pero que no todas las entidades de financiación alternativa informan correctamente, así que tendrás que sacar la calculadora y desempolvar los apuntes de la universidad, o si lo prefieres pedirla a la entidad si no te la ha facilitado. Verás grandes diferencias en las condiciones de unas entidades y otras.

4# Formalización

¿Cómo se firma el contrato de financiación? El contrato puede se firmado ante notario o no, y en caso de ser un contrato privado sin intervención notarial puede ser un contrato físico o electrónico. El contrato intervenido tiene mayores costes y afecta mucho al time to funding, pues hay que coordinar la firma entre más partes y, además, firmarlo ante notario implica que el contrato es ejecutivo, así que la entidad tiene más fuerza en caso de impago. En cambio, el contrato privado tiene menos fuerza ejecutiva y, si además, se firma electrónicamente, reduce significativamente el time to funding.

5# Forma de pago

El cómo se van a pagar las cuotas es también un punto clave. Se pueden atender vía SEPA en su modalidad CORE, lo que supone que la empresa no puede hacer devoluciones, pero que, por el momento, no se informa en ninguna base de datos de impagos. Decimos de momento porque las entidades de financiación alternativa no tardarán demasiado en informar sus posiciones irregulares en Experian. También es posible atender las cuotas vía transferencia, esta es la mejor forma para la empresa ya que tiene el control del pago, aunque ya son pocas las entidades que lo admiten. Por último es posible realizar los pagos vía pagaré, esto asegura a la entidad tener un título ejecutivo en caso de impago y, además, informar en el RAI. Esta opción interesa poco a la empresa.

6# Garantías

Hablábamos la semana pasada de todas las garantías que puede ofrecer la empresa al solicitar su financiación, y es un punto clave al escoger la entidad de financiación alternativa. Algunas de ellas exigen, por norma, el aval personal de los socios, otras no lo solicitan, también por norma. Las primera sobregarantizan las operaciones cuando la empresa ya es solvente por sí misma, las segundas justo lo contrario.

Con estos seis puntos la empresa puede comparar bien toda la oferta de financiación no bancaria existente en el mercado. En la práctica ninguna entidad cumple bien con los seis puntos, las flaquean en unos van bien en otros, y el resto justo al contrario, por lo que la oferta es variada y al gusto y necesidades de la empresa.

Por último, te dejamos este kit de calculadoras financieras con las que obtener los indicadores financieros detallados y el flujo de caja de hasta 9 productos financieros de circulante y largo plazo, para que puedas comparar con garantías.




Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!