Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

11-03-2017

La mejor financiación para empresas nuevas

No es fácil conseguir financiación para empresas nuevas, y de hacerlo, es difícil que cumpla con las expectativas de la empresa, pero es posible conseguirla, incluso la financiación para empresas nuevas sin aval, es posible, si se cumplen ciertos requisitos. Pero empecemos por el principio, ¿por qué es tan complicado conseguirla si precisamente es al inicio cuando más lo necesita la empresa? La razón es sencilla, la mayor parte de financiación concedida en el mercado basa su análisis en el pasado financiero de la empresa, y cuando este no existe las posibilidades de contraer deuda son francamente escasas, y sin garantías suficientes más todavía. Estas son algunas formas de financiación para empresas nuevas más utilizadas:

1# Financiación para empresas nuevas con capital

Si obtener deuda es difícil, mejor decantarse por el capital o alguna figura derivada. Este es el error que cometen una parte importante de los emprendedores, agotarse buscando deuda cuando lo que realmente necesitan es capital. En las fases iniciales de una empresa, lo normal es contar con un capital propio que aporte un nivel de solvencia suficiente, y si eso no es posible hacerlo con los socios fundadores habrá que incorporar nuevos socios, a cambio de una porción de la compañía, pero sin necesidad de prestar avales.

Con este capital inicial la empresa debería ser capaz, en un mundo ideal, de financiar sus dos primeros años de actividad, y entonces, con un pasado financiero demostrable, incorporar la deuda bancaria o no bancaria como instrumento de financiación externa, ya sea sobre sus necesidades de inversión o expansión, como sobre sus necesidades de financiar el circulante.

Pretender lanzar una empresa sin una aportación por parte de los socios no es posible, pero si tampoco es posible aportar lo suficiente para los dos primeros años de actividad, entonces lo mínimo sería aportar un tercio de las necesidades de esos dos primeros años, esa sería la ley de mínimos. Otras cosa es donde encontrar socios, en este sentido las plataformas de equity crowdfunding, los fondos de inversión o empresas del propio sector, son algunos de los lugares donde encontrarlos, aunque también entre familiares y amigos, por supuesto.

2# Financiación para empresas nuevas con sus clientes

Es posible obtener financiación de circulante por esta vía y sin necesidad de avales personales. Hay un buen número de entidades en el mercado, normalmente no bancarias, que permiten el anticipo de cobros de cliente. Figuras como el descuento de pagarés o el factoring ya es habitual conseguirlos sin necesidad de demostrar un pasado financiero. Otra figura que permite anticipar las cuentas por cobrar es el cobro por confirming, que también es sin avales y, además, sin recurso.

El anticipo de cobros de cliente va a permitir solucionar, en términos medios, sobre un 30% de las necesidades de financiación de circulante, por lo que, por regla general, la aportación de socios debería cubrir las otras dos terceras partes de necesidades operativas de financiación si no es posible obtenerlo con otro tipo de deuda externa.

3# Financiación para empresas nuevas a través de los socios

También muy útil, si no es posible conseguir financiación con la empresa, quizás los socios si puedan hacerlo y utilizarla para hacer una ampliación de capital que de la solvencia inicial necesaria a la empresa. Dependiendo de las necesidades es posible hacerlo con un préstamo personal sin otras garantías, cuando la cifra necesaria no es muy elevada, o un préstamo hipotecario con garantía de un inmueble, cuando las necesidades son mayores. En este sentido cobran especial importancia las hipotecas de tipo abierto, se trata de hipotecas que permiten segundas disposiciones sobre lo ya amortizado sin necesidad de acudir a firmar al notario de nuevo y, en muchas ocasiones, de concesión instantánea.

4#Financiación bancaria para empresas nuevas

Aunque decíamos que la financiación bancaria se basa en el pasado financiero es posible obtenerla si se cumplen dos requisitos: una aportación de capital importante por parte de los socios y aportación de garantías suficientes. Del primer requisito ya hemos hablado, y, en este caso, es una muestra del grado de compromiso de los socios con la empresa. El segundo, las garantías, pueden ser muy diversas, pero deberían poder demostrar que pueden, en caso de que la empresa no pueda, cubrir la deuda.

5# Financiación pública para empresas nuevas

Las líneas Enisa son, probablemente, las líneas de financiación pública para empresas que mejor cubren las necesidades de las empresas nuevas. Se trata de préstamos participativos que llegan hasta el importe que hayan aportado los socios como capital, con esto volvemos a la enorme necesidad de las nuevas empresas de iniciar la actividad con una aportación de capital suficiente. Cómo producto es una de los destacados en el mercado, el problema de estas líneas es el enorme time to funding que tienen y que, normalmente, la dotación en importe de las líneas Enisa están muy por debajo de lo que el mercado necesita, aun y así, son una muy buena opción.

En resumen, las empresas nuevas deben tener un nivel de capitalización suficiente, que puede venir de los socios fundadores o de otros socios inversores, ya sean obtenidos de plataformas de equity crowdfunding, fondos de inversión u otros. Si, además del capital aportado, la empresa va a tener necesidades de financiación de circulante adicionales, el anticipo de cuentas por cobrar es un instrumento muy útil y que no requiere avales. Pero si con todo todavía no es suficiente, la financiación a los socios es una solución, así como la financiación bancaria, siempre que sea con garantías suficientes, y las líneas públicas de financiación como Enisa.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas