Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

22-06-2016

Financiación para empresas: La línea de crédito

Dentro de la operativa de corto plazo, no hay mejor producto de financiación para empresas que la línea de crédito, de hecho, es tan flexible que sólo con una línea de crédito lo suficientemente grande, la empresa podría prescindir de casi todos los demás productos de financiación a corto plazo. Su funcionamiento es sencillo, es, por decirlo de forma llana, una cuenta corriente de la cual la empresa puede disponer en negativo hasta un cierto límite sin necesidad de justificar el destino de las disposiciones que hace. Veamos sus principales características, las buenas y las malas.

1# Gran flexibilidad: Esta es, sin duda, su principal ventaja, la línea de crédito permite financiar cualquier operativa de corto plazo: pago de impuestos, aprovisionamientos, gastos de personal, importaciones, exportaciones y cualquier otra circunstancia a corto plazo. A diferencia de, por ejemplo, la línea de descuento, que se limita a anticipar cobros, o de la línea de financiación de importaciones, que permite aplazar el pago al proveedor extranjero, la línea de crédito permite esto y todo lo que la empresa pueda necesitar en su rabioso corto plazo.

2# Admite domiciliación de pagos: Al funcionar como una cuenta corriente permite domiciliar cualquier tipo de pago por recibo, pero también permite emitir transferencias, domiciliar cobros, liquidar y presentar impuestos, domiciliar un TPV, emitir cheques y pagarés o cualquier otra operativa de cobros y pagos.

3# El coste es sobre lo que se dispone: Bien, no es cierto del todo, porque sobre la parte que no se dispone también se liquida una comisión, pero si es cierto que la mayor parte del coste financiero recae sobre la parte que se dispone, asi que a menor utilización menor coste.

4# Producto reservado a los bancos: Este es uno de sus puntos débiles, las fintech todavía no han puesto a disposición de las empresas un producto exactamente igual a una línea de crédito, hay algunas plataformas que comercializan productos parecidos, pero ninguno indéntico. Por ejemplo, un producto similar de alguna de las fintech que operan en España permite a la empresa disponer de su línea de crédito y hacer la devolción mediante pagos mensuales durante 6 o 12 meses. Es una buena aproximación, pero elimina la gran ventaja de la póliza de crédito pura, que no obliga a la empresa a atender cuotas. Otra modalidad parecida pero no igual, son los préstamos bullet (con un sólo pago a vencimiento) a 6 o 12 meses que algunas plataformas de crowdlending comercializan. Sirven para financiar el circulante y cualquier de sus destino, pero no la misma facilidad que la póliza de crédito. Pero es probable 

5# Reservado para calificaciones de crédito elevadas: Otro punto débil. Poner a disposición de la empresa financiación sin necesidad de que aclare el destino de los fondos está reservado para las empresas más solventes. En un mundo ideal, cualquier empresa, debería financiar su corto plazo sólo con líneas de crédito, pero eso no es posible para la gran mayoría de empresas, de ahí que existan otros productos de financiación menos exigentes con el riesgo de crédito.

6# Riesgo de quedarse sin financiación: Otra desventaja. Cuando la empresa tiene una calificación de solvencia elevada no hay problema. Ahora bien, si las cosas cambian de forma precipitada el banco puede cortar el crédito provocando una merma importante. También sucede esto con otros productos, pero no de forma tan sobrevenida. Afortunadamente, la Ley de Financiación Empresarial, regula estos cerrojazos de financiación obligando a la banca a informar a sus cliente con dos meses de antelación para que la empresa tenga cintura suficiente para recomponer su circulante.
 
Ante estos pros y contras, aunque la línea de crédito es uno de los productos más flexibles y cómodos para la empresa, no conviene dejar la financiación de circulante en manos de un sólo producto. Al igual que las concentraciones son buenas en otras áreas del negocio, tampoco lo son en los productos de financiación que la empresa gestiona, y mucho menos en sus fuentes.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas