Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

16-07-2017

Financiación para empresa: el pagaré

¿Qué es un pagaré?

El pagaré es un título de crédito que supone un compromiso de pago futuro en una fecha y un lugar determinado y es, además, una de las formas más habituales de pago en las transacciones comerciales, especialmente entre empresas.

El pagaré está regulado por la Ley Cambiaria y del Cheque de 16 de Julio de 1985, que equiparó el pagaré a la letra cambiaria en casi todas sus características, incluida la fuerza ejecutiva. Desde entonces, el pagaré empezó a ganar terreno a la letra de cambio en las transacciones mercantiles por su simplicidad y por su mejor adaptación a los avances informáticos.

Al estar regulado, es una forma de pago ampliamente aceptada y fácil de financiar, tanto en el circuito bancario como fuera de él, por lo que es una poderosa herramienta de financiación para empresas.

Requisitos del pagaré

La ley Cambiaria y del Cheque establece unos requisitos mínimos que deben figurar en el documento para que pueda considerarse como pagaré:

  • Debe figurar por escrito que se trata de un pagaré, y en el mismo idioma que el resto del documento.
  • Debe contener el compromiso incondicional de pago en una cantidad fijada. Lo habitual es que esta cantidad aparezca en números y letras, aunque siempre prevalece la letra en caso de incongruencia.
  • Debe indicar el vencimiento y el lugar para efectuar el pago.
  • Debe contener el nombre del beneficiario del pagaré.
  • Debe figurar la fecha y el lugar de emisión del documento.
  • Debe incluir la firma personal de la persona física o jurídica que se compromete a pagar.

Pagaré a la orden y pagaré no a la orden

Se considerará que un pagaré es “no a la orden” cuando exista expresamente mención a esta cláusula en el documento:

  • Pagaré no a la orden: cuando el documento incluye esta mención no puede transmitirse a terceros mediante endoso, sino que debe transmitirse mediante cesión de crédito. Este pequeño cambio es muy importante, pues, formalmente, una cesión de crédito debe comunicarse de forma fehaciente al emisor del pagaré, y éste puede oponerse a su transmisión.
  • Pagaré a la orden: si un pagaré no contiene expresamente la cláusula “no a la orden”, se considera a la orden. Esto significa que puede transmitirse a un tercero sin consentimiento ni comunicación a su emisor. El endoso se lleva a cabo de forma muy sencilla mediante la firma del documento por parte del endosante y el endosatario en su reverso y sin necesidad de comunicación al emisor, que no puede oponerse a la transmisión del documento.

¿Quién interviene en el pagaré?

Las figuras jurídicas que intervienen en un pagaré son:

  • Emisor del pagaré: es la persona física o jurídica que emite el título y se obliga a pagarlo cuando llega su vencimiento.
  • Beneficiario del pagaré: es la persona física o jurídica, determinada por el emisor, como receptora de los fondos en el momento de pago.
  • Tenedor del pagaré: es el titular del crédito que representa el pagaré, y es la condición que tiene el poseedor del documento el día que llega el pago.
  • Endosante del pagaré: es la persona física o jurídica que transmite el pagaré a un tercero y lo convierte en acreedor.
  • Endosatario del pagaré: persona física o jurídica en favor de la cual se endosa el pagaré.
  • Avalista del pagaré: existe la posibilidad de que un tercero garantice el pago de un pagaré a su vencimiento, esta persona física o jurídica recibe el nombre de avalista.
  • Cedente del pagaré: es la persona física o jurídica que transmite el pagaré cuando incluye la cláusula “no a la orden”.
  • Cesionario del pagaré: persona que se subroga en los derechos y obligaciones del cedente que le ha transmitido el pagaré “no a la orden”.

Ventajas e inconvenientes del pagaré

  • Ventajas del pagaré

    • Para el receptor es una promesa de cobro en firme, con fuerza ejecutiva en caso de impago.
    • Existe muchas vías de financiación del cobro, tanto a nivel bancario como a nivel no bancario, por su amplia aceptación y por su regulación.
    • El acreedor tiene el control sobre la emisión del documento, lo que supone una ventaja para él.
    • Es un documento muy flexible, permite su transmisión de forma sencilla y puede garantizarse mediante el aval de terceros.
  • Inconvenientes del pagaré

    • Es un documento físico y, por tanto, poco adaptado a los nuevos tiempos digitales en que multitud de documentos mercantiles han dejado de tener su versión física.
    • Para el que recibe el pago es un documento emitido por el deudor, lo que puede retrasar su emisión.
    • En caso de impago, además de la fuerza ejecutiva, aparece en la base de datos RAI, de acceso público, lo que puede suponer un inconveniente para el pagador en caso de no poder hacer frente a su compromiso.

¿Necesitas financiación para tu empresa?

¡Solicítala ya!

¿Te interesan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestra newsletter