Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

28-04-2019

Financiación de empresas con fondos de inversión

Estamos inmersos, desde hace unos diez años, en un entorno de desintermediación bancaria en el ámbito de financiación para empresas sin precedentes. La crisis financiera global de 2008 ha cambiado muchas cosas, y la financiación para empresas es una de las que sigue adaptándose a un nuevo entorno donde, unos pocos macrobancos en el mercado, no son suficientes para abastecer la demanda de crédito empresarial, y además siguen reduciendo su capacidad de financiación reduciendo personal y oficinas.

En este entorno han aparecido nuevas formas de financiación no bancaria, entre las que destacan los fondos de inversión. Por su libertad de actuación, los fondos permiten a las empresas acceder a financiación muy flexible, tanto en el circuito de financiación a corto plazo como en el ámbito de la financiación a largo plazo, los fondos cubren todas las necesidades del mercado, especialmente las no cubiertas por el sector bancario.

Qué tipo de financiación ofrecen los fondos de inversión

Financiación en Capital: el capital es una de las formas de financiación más habitual de los fondos de inversión. El fondo, que ocupa una posición de más o menos relevancia en el accionariado de la empresa, puede o no intervenir en su gestión, pero normalmente buscará tener una participación por un periodo entorno a los 5 o 10 años, y después venderla al máximo precio posible, por lo que buscan empresas que puedan tener crecimientos exponenciales, y se toman muy en serio el análisis de este tipo de empresas, por lo que no es fácil acceder.

Financiación de Circulante: los fondos de inversión cuentan con catálogo muy amplio de producto para cubrir necesidades derivadas del working capital: confirming, factoring, descuento comercial o préstamos a corto plazo son de los más habituales, aunque el catálogo es más extenso y adaptado, a medida, a casi cualquier operativa.

Financiación a Largo plazo: los fondos son muy flexibles en el largo plazo, ofreciendo estructuras únicas y adaptadas a las circunstancias de cada empresa con plazos muy largos de amortización y periodos de carencia muy extensos, puediendo ofrecer, en ocasiones, un periodo de amortización adaptado el flujograma de un proyecto de inversión en concreto.

Qué tipo de empresa tiene acceso a los fondos de inversión

En el segmento de empresas nuevas, los fondos van en busca de compañías con alto potencial de crecimiento, ya sea empresas en fase semilla sin ventas, o con ventas demostrables en las primeras fases de desarrollo del negocio.

En cuanto a la financiación en deuda, ya sea de circulante o de largo plazo, los fondos de inversión se encuentran cómodos en los segmentos de empresas grandes, de forma habitual por encima de los veinte millones de facturación, y son flexibles en cuanto a la exigencia de indicadores financieros de la compañía que, en muchos productos, pasan ser secundarios porque el riesgo se apoya en algún otro elemento de la transacción a financiar, especialmente en documentos comerciales u otras garantías que la empresa pueda aportar, y en esta área, la de las garantías, los fondos son realmente flexibles e innovadores, aceptando acciones en prenda, stocks, contratos futuros u otros activos de la compañía como garantías.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!