Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

05-05-2016

El préstamo participativo, todos los detalles que debes conocer

El préstamo participativo es una figura poco conocida en el ámbito de financiación para empresas y conviene conocerlo bien porque hay pocos productos de financiación que tengan un impacto positivo en el balance de una compañía, y este es uno de ellos. Pero además con una serie de características muy favorables. 

1# Financiación a Largo Plazo

Los préstamos participativos tienen vencimiento a muy largo plazo, no estamos hablando de 2 o 3 años sino más bien de 7 o 10 años de plazo, e incorporan, como norma general, un periodo de carencia bastante generoso. Esto es por la propia finalidad de este tipo de préstamos, muy vinculados a la estrategia a largo plazo de la empresa y no tanto a la compra de un activo concreto, que podría ser financiado con cualquier otro préstamo.

2# Condiciones económicas variables

Esta es otras de sus características, el tipo de interés de los préstamos participativos se define en dos tramos distintos, un tramo fijo para toda la vida del préstamo y otro tramo variable en función de alguna variable sobre la evolución financiera de la compañía, normalmente la evolución de las ventas o el beneficio neto, pero aquí cualquier variable que pacten las partes es válida. De esta forma, si la empresa no sigue la trayectoria positiva esperada, el préstamo sólo liquida el tramo fijo y, en caso de cumplirse las expectativas el préstamo liquida el tramo fijo y el tramo variable. Esto es justo lo contrario a la financiación bancaria, cuyas condiciones económicas son más elevadas cuando peor evoluciona la compañía, dejándola en peor situación. El préstamo participativo funciona justo del revés, de ahí su denominación de "participativo", pues participa de la buena evolución económica de la empresa.

3# Impacto en el balance

Este es uno de los puntos más favorables del préstamo participativo, y es que esta financiación para empresas forma parte de los fondos propios de la compañía, mejorando sus ratios de solvencia y, en consecuencia, obteniendo un mejor rating de crédito y también la valoración de la compañía. Los préstamos no participativos, es decir, todos los demás, forman parte de la deuda a largo plazo, lo que empeora el nivel de solvencia una vez se han recibido y disminuyen su capacidad de endeudamiento, y eso es justo lo contrario a lo que sucede con el préstamo participativo, ya que permite mantener intacta la capacidad de endeudamiento de la empresa.

4# Otras características

Por contra, su concesión no es fácil. Al formar parte de los fondos propios lo habitual es que la fuente de financiación exija que estos sean, como mínimo, del mismo importe que el préstamo participativo. Eso permite que tanto los socios fundadores de la empresa como la fuente de financiación asuman el mismo riesgo o, en su caso, asuman más riesgo los socios fundadores. Por otro lado, la cancelación anticipada de un préstamo participativo no es tan sencilla tampoco porque se exige que haya una ampliación de capital por el mismo importe de la cancelación para no descapitalizar a la empresa. Otra muy buena característica es que el acreedor del préstamo participativo, es decir, la fuente de financiación que lo concede, se sitúa sólo por delante de los socios en caso de concurso, esto significa que tiene un rango de exigibilidad subordinado a cualquier otro crédito u obligación de la empresa, de ahí que tengan consideración de fondos propios y no de deuda.

Así pues, si lo que necesitas es financiación a muy largo plazo para el desarrollo de tu empresa y has hecho una aportación de capital significativa, el préstamo participativo es un producto de financiación a tener en cuenta. Ahora bien, por el riesgo que asume la fuente de financiación no es fácil encontrarlo, no lo vas a encontrar ni en bancos ni en plataformas de crowdlending ni direct lending, es un producto reservado para organismos públicos como ENISA, o fuentes privadas como los business angels que invierten en fases tempranas, o de desarrollo de compañías, o fondos de inversión para este mismo perfil de la fase del ciclo de vida de la empresa. Es habitual que este tipo de financiación sea para empresas que se encuentran en fases tempranas de su ciclo de vida, pero no es exclusivo.

Por último, te dejamos este kit de calculadoras financieras con las que obtener los indicadores financieros detallados y el flujo de caja de hasta 9 productos financieros de circulante y largo plazo, incluido el préstamo.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!