Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

05-06-2017

El índice IESE de incertidumbre económica, cae 16 puntos en mayo

El índice IESE de incertidumbre económica, conocido como I3E, cerró el mes de mayo en 58 puntos, 16 puntos menos que en el mes de abril, esto es un descenso del 21% y el segundo valor más bajo del último año, sólo superado por los 53 puntos de febrero, y muy lejos del máximo de agosto de 2016, cuando cerró en 114 puntos. La estabilidad de los mercados y la consolidación de las buenas perspectivas de crecimiento, han sido los detonantes del descenso según los expertos de IESE, además, la disminución del paro en mayo, confirma esta tendencia, señalan.

El índice, que cotiza en una escala de 0 a 200 puntos, se calcula en base a cuatro variables muy correlacionadas con la coyuntura económica, dos de carácter nacional y dos de carácter internacional: la cotización del IBEX 35, la cotización $/€, la cotización del precio del petróleo y el precio del bono español a 10 años. El índice está ajustado para que su valor medio en la década 2000-2009 sea 100, lo que significa que cuando cotiza por debajo de 100, la incertidumbre es inferior a la media de la década anterior, y viceversa cuando cotiza por encima de los 100 puntos.

En mayo, todos sus componentes evolucionan favorablemente excepto la incertidumbre sobre la cotización del petróleo, que ha pasado de 98 a 102 puntos, el resto reducen su puntuación: la incertidumbre sobre la bolsa cae 10 puntos hasta los 73, la incertidumbre sobre el tipo de cambio $/€ retrocede 14 puntos hasta los 75, y la incertidumbre sobre la deuda española 26 hasta los 32.

Evolución ecónomica según el Índice Global I3E

El índice, que ha sido calculado por la escuela de negocio desde el año 2000, ha reflejado de forma bastante fiel el nivel de tensión en la economía. Hacia el año 2001, con la crisis de las puntocom, el índice cotizaba entorno a los 125 puntos, para ir disminuyendo progresivamente hasta los poco más de 55 puntos del año 2007, momento en que inició su mayor ascenso de la serie histórica hasta superar los 175 puntos, tras el estallido de la crisis de las hipotecas subprime. Desde entonces, el índice ha cotizado entre los 100 y los 150 puntos en pleno desarrollo de la crisis de deuda europea hasta el año 2014, momento en que surgieron efecto las medidas expansivas del Banco Central Europeo, a la vez Estados Unidos había consolidado una posición económica de estabilidad. Desde 2015, el índice cotiza entre los 50 y los 125 puntos, dando lugar a momentos de poca incertidumbre económica con algún sobresalto puntual.

La cotización del mes de mayo constata pues, el buen tono de la economía: la tasa de desempleo sigue cayendo, motivada por una tasa de crecimiento del PIB sólida y por encima de la media europea, propiciada, a su vez, por un entorno de tipos de interés ultrabajos que animan a la inversión empresarial. No hay duda, es el momento para que las empresas se lancen a invertir, combinando la inversión con recursos propios y recursos ajenos de coste bajo.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!