Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

25-03-2018

El Banco de España revisa al alza el crecimiento del PIB

El Banco de España publicó la semana pasada sus proyecciones macroeconómicas para la economía española para el periodo 2018-2020, revisando al alza las previsiones anteriores. La entidad prevé una prolongación de la actual fase expansiva que, probablemente, se vea favorecida por la corrección de los desequilibrios macrofinancieros de la economía, entre los que la entidad destaca el desendeudamiento del sector privado y la consecución de superávits por cuenta corriente de forma persistente. La entidad añade que la fase expansiva se verá también favorecida por una política fiscal ligeramente más expansiva que la actual para el periodo 2018-2020, si bien, alerta de que la falta de Presupuestos Generales del Estado implica una elevada incertidumbre sobre el tono final que tome la política fiscal para el mencionado periodo.

Con estos datos el Banco de España aumenta sus previsiones de crecimiento de la economía en un +0.3%, un +0.2% y +0.1% para los años 2018, 2019 y 2020 respectivamente, hasta situar la tasa de crecimiento del PIB en el 2.7%, 2.3% y 2.1%. La expansión, señala la entidad, continuará sustentada en la demanda nacional para la que, no obstante, se prevé una cierta desaceleración para los próximos años. La demanda exterior seguirá ejerciendo una contribución positiva, aunque ligeramente descendente.

Por el lado del empleo la previsión de la entidad es que se siga creando empleo, si bien, a un ritmo inferior a los elevados ritmos de creación vistos en los últimos trimestres. El aumento sostenido de la ocupación llevaría a la tasa de paro al 11% en 2020.

Las previsiones de la entidad para el ámbito de precios de consumo (IPC), van en línea del resto de variables. Habrá inflación derivada del proceso expansivo, si bien será menor al 2% de 2017 y, además, la entidad la revisa a la baja sus anteriores previsiones de inflación por la evolución previsiblemente menos dinámica de lo esperado del componente energético.  Las previsiones para el IPC serían del  +1.2% para 2018, del 1.4% en 2019 y del 1.7% en 2020.

Como principales riesgos a medio plazo el Banco de España señala cuatro, el primero sería la normalización de la política monetaria, tanto en Estados Unidos como en Europa, en segundo lugar las medidas proteccionistas aplicadas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que podrían reducir el dinamismo comercial internacional, en tercer lugar la incertidumbre sobre el marco de relaciones entre la Unión Europea y Reino Unido tras el Brexit y, por último, las tensiones políticas en Cataluña.

En este contexto pues, con el ciclo expansivo en marcha aunque desacelerando es momento de revisar la estrategia empresarial y flexibilizar el coste estructural para hacer frente a una desaceleración más rápida de lo esperado si alguna de las incertidumbres se activara de forma precipitada, pues las estructuras más flexibles son las que sobreviven mejor ante cambios bruscos. Esta sería la estrategia defensiva, en cuanto a la ofensiva, seguir creciendo en el exterior es, sin duda, la mejor forma de mitigar una caída abrupta de la demanda nacional.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas