Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

31-03-2016

El 30% de empresas que cierran, no supera los 10 años

Hemos querido averiguar cómo ha evolucionado la vida media de las empresas españolas en los últimos años, qué sectores han tenido mejor y peor comportamiento y cuando están echando el cierre, para ello hemos tomado como referencia una muestra de 60.000 empresas españolas que facturan más de un millón de euros, se trata pues de empresas que en algún momento de su historia han tenido cierto tamaño y solidez, y hemos centrado el estudio, especialmente, en el comportamiento de cese de actividad desde el año 2001 para ver cómo ha afectado la última crisis, además el estudio no sólo incluye los concursos, incluye también la inactividad y la disolución, dos motivos más cierre empresarial que muchas veces pasan inadvertidos en otras publicaciones.

Del estudio se desprende que la vida media de las empresas españolas desde el año 2000 ha sido de 16 años y que el 29,7% de las empresas que echan el cierre no supera los 10 años de vida, y que el 11,86% de las cerradas no supera ni siquiera los 5 años. Además sólo un 5.31% de las empresas cerradas supera los 40 años de vida, lo que deja en evidencia que afrontar el relevo generacional en una empresa no es tarea fácil. Lo habitual es que la empresa supere el primer relevo de padre a hijo, pero no suele superar el relevo al nieto quien, por norma general, suele llevar a la empresa al concurso. Según un estudio de IESE sobre las 2000 mayores empresas españolas, un 57% son familiares, porcentaje que podría llegar al 70% cuando hablamos de pequeñas empresas, una parte del pastel muy importante.

¿Y cuándo se han producido más ceses de actividad? Curioso, la lógica nos dice que debería ser el año 2009 o 2008, o incluso 2010 por ejemplo, pero nada de eso, el mayor número de ceses se produce en 2013 con un 20,9%, es decir, de todas las empresas cesadas desde el año 2001, un 20,9% se concentran en 2013, el mayor seguido de 2015 con un 16,4% y de 2014 con un 9,9%. Es cierto que la tendencia aumenta desde el año 2009, que concentra el 5,2% de todos los ceses del periodo, pero no es hasta 4 años después cuando el empresario tira definitivamente la toalla. Y atención, en lo que llevamos de 2016, se concentran un 4,9% de todos los ceses, así que esto sigue. Esto es algo muy habitual en el carácter del empresario español, la resistencia a reconocer el error hace que alargue innecesariamente una situación que suele acabar mucho peor, con una deuda mucho mayor que arrastra a bancos, proveedores, empleados, hacienda, seguridad social y, seguramente, todo el patrimonio de los socios. En esto los paises anglosajones nos llevan ventaja, allí no se despeinan ni lo más mínimo al cerrar una compañía, en su cultura el fracaso no es motivo de mofa. Algo parecido está pasando en el proceso de reestructuración bancaria en España, hemos necesitado 8 años para reconvertir la industria y todavía no hemos acabado el proceso que podría acabar alargándose hasta los 10-12 años. 

Dónde no hay sorpresas es en el cese de actividad por sectores, efectivamente, se lleva la palma el sector de la construcción con un 6,63% de todos los ceses seguido, de lejos, por el transporte de mercancías por carretera, con un 1,1% y la fabricación de calzado con un 0,75%. En el lado opuesto sectores como la actividad hotelera con un 0,26% o la fabricación de envases de plástico con un 0,11%.

¿Y cuáles son los sectores más longevos? La producción de cobre con 41 años de vida media, el suministro de vapor con 36 años y la fabricación de telas con 35 años. En el otro lado de la balanza están las empresas de portales web con tan sólo 10 años de vida media, las actividades odontológicas con 12 años y la producción de energía eléctrica eólica con 10 años. Con estos datos en la mano quizás no suena tan raro el escándalo de Vitaldent.

En conclusión, si tu empresa no va como te gustaría plantéate cerrarla o ponerte en manos de un experto para darle la vuelta, si no lo consigues echa el cierre antes de hacer la pelota mucho grande. Ándate con ojo si tus clientes son constructores y transitarios, y puedes estar tranquilo si se dedican a la producción de cobre pero, de todos modos, sigue alerta porque es ahora cuando se está dando un porcentaje mayor de disoluciones de empresas que están alargando una agonía que viene desde 2008-2010.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas