Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

25-07-2021

Cómo pedir financiación para mi empresa al banco

Tarde o temprano, en la vida de todo proyecto, llega el momento de solicitar financiación a los bancos para seguir creciendo, para afrontar nuevas inversiones o por cualquier otra razón relacionada con el desarrollo de la empresa. El banco es uno de los proveedores clave de cualquier empresa y suele tener un comportamiento algo diferente al resto de proveedores más de tipo operativo, lo que hace que las negociaciones con él deban prepararse con rigor para tener éxito en ellas.

En cuánto a financiación se refiere, además de la documentación habitual que solicita un banco como los impuestos declarados, el pool bancario y los estados financieros, por ejemplo, es muy conveniente acompañar la solicitud de un documento explicativo de la empresa y sus necesidades de financiación, este documento se llama dossier bancario y debe contener, como mínimo:

  • Operación solicitada: en este apartado debe definirse la operación que se está solicitando y la finalidad que pretende cubrirse con ella. Cuánto más detallado este apartado mejor porque es uno de los más importantes para el éxito de la solicitud. La operación que se solicita debe ser coherente con la finalidad que pretende cubrirse, por ejemplo, no solicitaremos una póliza de crédito para comprar maquinaria porque estaríamos cubriendo una necesidad de largo plazo con un producto financiero a corto plazo y eso provocaría tensiones de tesorería. Si la operación se acompaña con algún tipo de garantía, como por ejemplo el aval personal de los socios, debe detallarse en este apartado.
  • Actividad de la empresa: este apartado es también muy importante. En él que hay desarrollar la actividad a la que se dedica la empresa, cómo la realiza, cuál es su historia y hacia dónde pretende desarrollarse. Este apartado permite al banco entender como genera recursos la empresa y cómo los va a mantener en el futuro.
  • Clientes y proveedores: en este apartado debe detallarse cómo es la estructura de la cartera de clientes y proveedores y sus formas y plazos cobro y pago. Esta información permite al banco valorar la estabilidad de la empresa en base a su diversificación con clientes y proveedores y las necesidades de financiación en base a los plazos de cobro y pago de su circuito operativo.
  • Socios: Los accionistas son los que toman decisiones sobre la empresa, así que en este apartado hay que dar toda la información posible sobre ellos: quiénes son y qué participación tiene cada uno de ellos, cuál es su trayectoria profesional y qué formación tienen, así como el papel que juegan en la empresa.
  • Estados Financieros: es uno de los apartados más importantes porque en él se demuestra si la empresa es capaz de generar recursos y atender sus obligaciones de pago. Aunque el banco obtendrá esta información del impuesto de sociedades y de los estados financieros provisionales, siempre es importante acompañar un documento a parte con los balances y la cuenta de resultados de un mínimo de tres años, con las explicaciones necesarias para hacer entender los detalles y la evolución. También es importante acompañar a los estados financieros los principales ratios financieros de cada año sobre solvencia, liquidez, rentabilidad y endeudamiento. En este sentido te recomendamos que eches un vistazo a la plantilla de análisis de balances que tenemos en la sección de plantillas y que te ayudará hacer un análisis financiero global de la situación de empresa.
  • Endeudamiento o pool bancario: el pool bancario es el documento que contiene la relación de deudas de la empresa. En este apartado es necesario detallar, operación a operación, todas las posiciones de financiación de la empresa con sus bancos. Es recomendable separar la financiación de corto plazo o financiación circulante de la financiación a largo plazo o de inversión para que el banco pueda valorar si la estructura financiera es adecuada y si la operación que está estudiando conceder encaja bien en esta estructura.
  • Proyecciones: Aunque hablar del futuro es siempre difícil, aquí lo importante es hacer una proyección de los estados financieros de la empresa a 5 años, tanto de balance como de cuenta de resultados, con unas hipótesis bien fundamentadas y argumentadas, que permitan demostrar que la empresa seguirá generando recursos en el futuro para garantizar su supervivencia.

Acompañar toda la documentación habitual que solicita el banco con el dossier bancario aumenta las posibilidades de éxito y permite acortar el proceso de financiación porque clarifica toda la información y agiliza el análisis por parte del banco. Además, el dossier bancario permite también obtener mejores condiciones porque es una potente herramienta de negociación en contra de las habituales objeciones de los bancos.




Contactar

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!