Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

07-06-2020

Cómo financiar una clínica dental


Las clínicas dentales forman parte de uno de los sectores más sólidos, el sector salud, pero también necesitan financiar su actividad y desarrollo, como muchos otros sectores. Fundamentalmente financian las dos actividades básicas, el largo y el corto plazo. Por lo que a largo plazo se refiere tienen que cubrir fundamentalmente tres necesidades:

  • Inversión en activos: las clínicas dentales son intensivas en consumo de equipos y, además, hay que tener en cuenta que los importes de los equipos que requieren para su actividad son bastante elevados, aunque también lo son los plazos de amortización contable asociados a estos. Para la inversión en activos tanto el préstamo, como el leasing o el renting sirven, aunque hay que tener en cuenta sus diferencias para tomar decisiones. Mientras el préstamo es un producto muy abierto, porque permite tanto financiar activos como destinarlo a otras necesidades, el leasing y el renting son productos exclusivos para la financiación de activos y permiten deducir totalmente sus cuotas del impuesto de beneficios, al considerarse un alquiler, por ejemplo.
  • Expansión y crecimiento: para aquellas clínicas dentales en funcionamiento y con planes de expansión, ya sea a través de compra de competidores, apertura de franquicias o clínicas propias, la financiación adecuadas es un mix entre financiación externa a largo plazo y aportaciones de los socios. En este caso el préstamo es el único producto que encaja bien en este destino de inversión, y habrá que adaptar el plazo de amortización a las previsiones estimadas de retorno.
  • Gastos de establecimiento: cuando hablamos de establecer una clínica dental por primera vez, además de la inversión en equipos, existen los gastos de primer establecimiento tales como adecuación de instalaciones, inversión en marketing y otros gastos necesarios para el arranque de una clínica dental, como la tesorería inicial indispensable para mantener la actividad operativa. Para este tipo de inversión se requiere financiación a largo plazo. Igual que en el caso anterior, el préstamo es el producto ideal de financiación para cubrir esta necesidad, calibrando bien el plazo de amortización al plazo esperado de retorno de la inversión.

En cuanto a sus necesidades de financiación a corto plazo o financiación circulante, son menores que muchos otros sectores porque, una parte muy importante de los cobros de una clínica dental son al contado, aunque no toda porque, por ejemplo, los cobros recibidos por parte de las mutuas son aplazados, así como aquellos tratamientos cobrados directamente del cliente final, pero que han sido financiados por la propia clínica. Esa parte de cobros aplazados y una dependencia muy elevada de los gastos de personal en su estructura de costes, hace que las clínicas tengas necesidades de financiación circulante, aunque pueden reducirlas gracias al pago aplazado a sus proveedores de consumibles. Para financiar su circulante, una clínica dental puede optar por:

  • Póliza de crédito: es el producto más flexible de financiación circulante, permite destinarlo a cualquier necesidad de corto plazo: pago a proveedores, personal, impuestos y otras que provoquen desfases de tesorería. Es, sin duda, el mejor producto de financiación de circulante.
  • Confirming pronto pago: esta modalidad de confirming permite aplazar el pago a proveedores. La entidad asume el pago del proveedor, pero lo exige a la empresa (clínica) a un plazo que normalmente ronda los 90 días, lo que libera tesorería a la empresa.
  • Anticipo de facturas: para la parte de cobros aplazados que provienen de mutuas, es posible optar por una línea de anticipo de facturas para no esperar al vencimiento de las facturas para obtener liquidez. Otra opción es el factoring, algo menos operativo, pero igualmente válido para financiar cobros.

Otras de las necesidades de las clínicas dentales no están en la propia empresa sino en sus clientes. El importe de los tratamientos que ofrece una clínica dental es elevado, lo que suele frenar el consumo. Contar con una entidad para ofrecer financiación al consumo al cliente final, permite a una clínica dental crecer sin asumir el riesgo de impago.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Si necesitas financiación para tu empresa o quieres más información, completa el formulario sin compromiso y nos pondremos en contacto para informarte de forma personalizada.

C. Aragón 336, Barcelona (08009)
T. +935 660 108
M. info@financlick.es