Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

21-09-2019

Cómo financiar la empresa de distribución de alimentación

Las empresas de distribución de alimentos pertenecen al grupo de empresas comerciales, se trata de empresas que comercializan productos, en este caso de alimentación, sin proceso productivo. En el caso de las empresas del sector de distribución de alimentos su actividad operativa se centra en la logística (transporte y almacenaje). Esta actividad tan característica implica un tipo de financiación específica, muy centrada en la financiación de circulante o corto plazo y con poco peso en la financiación a largo plazo.


Financiación de circulante para empresas distribuidoras de alimentación

Hay tres elementos que determinarán las necesidades de financiación de circulante de empresas de este sector:

  • Los plazos y formas de cobro: cuanto más corto sea el plazo de cobro con clientes menos necesidades de financiación tendrá la empresa. Por otro lado, los cobros soportados en algún documento giro como el recibo o el pagaré facilitan el acceso a financiación de circulante.
  • La calidad crediticia de los clientes y su tamaño: Cuánto mayor sea la calidad crediticia de la cartera de clientes más facilidades tendrá la empresa para anticipar sus cobros. Por otro lado, el tamaño de los clientes incide directamente en la capacidad de la empresa de negociar mejores plazos de cobro, cuánto mayor sea el tamaño del cliente respecto a la empresa, menos poder de negociación tendrá.
  • Asegurar el cobro de la cartera de clientes: asegurar el cobro de la cartera de clientes contra el impago facilita el acceso a productos de financiación de circulante basados en el anticipo de cobros, si bien reduce los márgenes de la empresa.
  • Los plazos y formas de pago: En el lado de los proveedores, la forma y plazo de pago son determinantes para cuantificar las necesidades de financiación. En este caso lo recomendable es el mayor plazo posible de pago y formas de pago que no estén soportadas en instrumentos comerciales o de giro, como la transferencia.
  • Tamaño de los proveedores: cuanto más grande sea el proveedor respecto a la empresa menos poder de negociación tiene ésta con sus proveedores.
  • La eficiencia del proceso de distribución: El tiempo que transcurre desde la recepción de la mercadería hasta la entrega al cliente es un coste que hay que financiar, cuánto más corto sea menos necesidades financieras se generan.

Estos son los productos de financiación a corto plazo más adecuados para este tipo de empresas:

  • Descuento de recibos SEPA, pagarés y otros documentos comerciales: cualquier instrumento de cobro aplazado es posible anticiparlo con el descuento comercial, ya sea soportado en una línea o un descuento ocasional.
  • Anticipo de facturas y Factoring: ya sea en su versión nacional o internacional, estos dos productos permiten el anticipo de cobros de cliente y es utilizado normalmente cuando no hay instrumento de giro, aunque no siempre es así. La diferencia entre el anticipo de facturas y el factoring es que en el primero no hay cesión de los créditos y en el segundo sí.
  • Póliza de Crédito: Permite financiación cualquier operativa de circulante, ya sean cobros, pagos o el proceso operativo.
  • Confirming: en su modalidad pronto pago permite aplazar el pago a proveedores. También es posible buscar el confirming como forma de cobro con clientes, en cuyo caso serán cobros sin recurso y sin consumo de cirbe.
  • Financiación de importaciones: cuando las compras de la empresa se hacen en el exterior, la línea de financiación de importaciones permite, como la línea confirming pronto pago internacional, aplazar el pago a proveedores.
  • Préstamos de circulante: se trata de préstamos a menos de 12 meses, o en ocasiones a plazos de hasta 36 meses, destinados a financiar actividad de circulante, ya sea cobros, pagos o proceso productivo. Lo recomendable en este tipo de préstamos es hacerlos a menos de 12 meses para que exista coherencia entre el plazo y el destino de la financiación.

Financiación a largo plazo para empresas distribuidoras de alimentación

Las necesidades de financiación de activos tienen un peso escaso en el balance de una empresa de este sector, pero existen. Tanto la distribución (flota de vehículos, furgonetas o camiones) como el proceso de almacenaje (neveras de conservación, costes de estructurar los almacenes, etc) se realizan gracias a la adquisición de activos, que pueden financiarse con préstamos a largo plazo, renting o leasing.

Podría haber otras razones por las que una empresa de este sector podría decantarse por la financiación a largo plazo sin que esta sea destinada a sus activos, estamos hablando de procesos de expansión comercial, nacional o internacional, compra de empresas o procesos de reestructuración, en los tres casos el préstamo a largo plazo es la mejor opción, pues es el único que no tiene porque asociarse a un activo.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!