Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

25-02-2016

6 productos asociados a la financiación bancaria para empresas

Hoy ya no es ningún secreto que el sector bancario aprovecha la concesión de crédito para empresas para "ofrecer" otros productos, lo decimos entre comillas porque en ocasiones el "ofrecer" es algo más agresivo de lo que le gustaría a la empresa. Esto no es ni bueno ni malo, simplemente hay que conocerlo, tenerlo en cuenta como coste financiero y saber gestionarlo adecuadamente. Con el banco, como cualquier otro proveedor, la relación debe ser win-win, el banco concede la financiación en condiciones más o menos ventajosas y, a cambio, le gusta tener la posibilidad de tener más productos con sus clientes para obtener mayor rentabilidad, pues con los tipos de interés actuales no hay suficiente márgen. Ahora bien, no hay que dejarse avasallar y hay que tener en cuenta, sobretodo, que coste financiero adicional supone a la financiación que está la empresa solicitando. Aqui están los productos cruzados más habituales:

1# Tarjetas de crédito

Al banco le interesa este negocio primero, por la comisión de mantenimiento anual y, segundo, por el suculento interés que cobra a sus clientes cuando éstos fraccionan el pago durante varios meses, así que si no quieres que el coste financiero sea desproporcionado, pregunta por la comisión de mantenimiento anual y evita fraccionar la liquidación. También debes preguntar si la tarjeta es de pago fraccionado obligatorio, algunas tarjetas no permiten el pago a final de mes (no lleva intereses) y tienen el fraccionamiento obligatorio, con tipos de interés entre el 20% y el 30%, así que ojo con algunas de estas tarjetas bomba.

2# Seguros de vida

Gran negocio para el banco. Los ingresos que recibe el banco, o cualquier compañía aseguradora, rondan el 60% de las primas pagadas. Teniendo en cuenta esto y que, la gran mayoria de ellos no cubre cuando el asegurado supera los 65 años y que, adicionalmente, el 95% de la población fallece después de esta edad, el negocio es redondo para el banco con este producto. Eso no quiere decir que no tenga su utilidad, el seguro de vida cubre situaciones atípicas que permiten a los herederos, por ejemplo, recibir un patrimonio libre de deudas cuando se produce una muerte sobrevenida, pero no nos engañemos, supone un sobrecoste financiero enorme para la operación de crédito que lleva ligada.

3# Seguros Multirriesgo

El abanico de seguros multirriesgo es muy amplio, pero lo habitual es que el banco quiera asegurar las instalaciones de la empresa, ya sea una nave industrial o una oficina. Aqui la contraprestación que recibe la empresa puede ser más clara y beneficiosa respecto al seguro de vida pero, por contra, se trata de un seguro bastante técnico y dónde normalmente el banco asesora mal a sus clientes, buscando una venta rápida. Asegúrate de que las coberturas son adecuadas para tí, probablemente tu gestor bancario no tenga ni la menor idea de que es lo que te conviene, así que deja esto, mejor, en manos de un corredor experto.

4# Seguro de decesos

Si, parece mentira que este seguro tan antiguo aún sirva para ser colocado con un préstamo o crédito para empresas. Este seguro hay que evitarlo por todos los medios porque es bastante absurdo. Cubre los gastos derivados del entierro tras la muerte del asegurado, y suele ser de prima mensual, un agujero para la empresa que con las primas suele pagar 4 o 5 veces el coste real de un entierro. Lo mejor es ahorrar este dinero a lo largo de la vida y pagar uno mismo el entierro.

5# Planes de ahorro

Bien. Este es un buen producto siempre que no conlleve riesgos excesivos de inversión, los planes de pensiones o planes de ahorro periódicos no dejan de ser dinero del propio empresario, es cierto que el banco cobra comisiones por la gestión, pero en defintiva es ahorro cuyo beneficiario está muy claro y definido. La empresa o el empresario.

6# Cuenta de Retención

Por antigua que parezca todavía se utiliza. Se trata de una cuenta que el banco obliga a abrir a una empresa cuando contrata una línea de descuento y donde abona un porcentaje de las remeses descontadas, suele ir del 5% al 15%. El banco suele bloquear esta cuenta para atender posibles impagados. Pues bien, debes saber que esta práctica está prohibida, la empresa, siempre que tenga sus posiciones de riesgo al día, puede disponer de sus saldo con total libertad, siempre y cuando no tenga embargos judiciales.

Lejos han quedado aquellos locos años en que los bancos obligaban a contratar coberturas de tipos de interés (swaps), pero al tiempo, porque todo suele volver. Nos repetimos de nuevo en lo que decíamos al principio, que el banco quiera vender más productos a la empresa no es un crimen, en definitiva puede estar concediendo la financiación en mejores condiciones a cambio de contratar depende de qué servicios o productos, y eso puede ser beneficios para ambas partes, pero hay que tener muy claro a qué coste y en qué condiciones, no todo vale.

Si tienes cualquier duda sobre esto o cualquier otra temática relacionada con la financiación a empresas, no dudes en llamarnos al 93 566 01 08 o escribrirnos a info@financlick.es.

Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas