Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Blog

03-01-2016

6 indicadores que debes cuidar en tu relación con el banco

Además de la estructura de balance y cuenta de resultados y todos sus ratios e indicadores, el director financiero debe cuidar también los indicadores de operativa bancaria para reducir sus costes financieros y para mantener su capacidad de endeudamiento, ya que estos tienen tanto o más peso que los propios estados financieros, por muy sólidos que estos sean, si los indicadores de experiencia no son buenos, ya sea con un banco o cualquier otra fuente de financiación, el rating caerá en picado y los costes financieros se disparán en la misma proporción, a la vez que caerá la capacidad de la empresa de negociar su financiación. Estos son los 6 indicadores básicos para cuidar la operativa con el banco, y muchos de ellos son también válidos para otras fuentes de financiación:

1# Saldos medios

Tener saldos medios elevados en cuenta corriente es, a ojos del banco, un sintoma de salud financiera y, además, una fuente de ingresos en un entorno de tipos de interés tan bajos como el que nos encontramos. En la medida de lo posible hay que maximimarlos y eso se consigue con una estructura de deuda adecuada, mejorando los márgenes y con una estructura adecuada de plazos de cobro y pago, todo esto mejora la liquidez y, en consecuencia, los saldos medios, pero también un número de bancos en el pool adecuado ayuda a maximarlos, si no tienes muchos saldos para muchos bancos, quizás debas plantearte reducir el número de bancos de tu pool.

2# Indicadores

Los indicadores son la suma de los cargos y abonos en una cuenta corriente a lo largo del tiempo, es decir, ingresos de cheque, domiciliación de proveedores e impuestos, transferencias de nómina y, en resumen, todos los medios de pago y cobro. Tener un elevado número de indicadores va a mejorar también tu rating porque da al banco más visibilidad sobre tu estado de liquidez, así que si es bueno, deja que lo vean.

3# Experiencia de pago

Esta es, seguramente, la más importante de todas por su enorme peso en el rating. Se trata del comportamiento de la empresa ante los pagos que debe atender del banco, ya sean vencimientos de préstamo a largo plazo o vencimientos de líneas de circulante, como los vencimientos de financiación de importaciones o exportaciones, por ejemplo. Aqui no hay grises, evita retrasarte de forma habitual, aunque sólo sea por unos días, además del enorme coste financiero directo que supone no atender un vencimiento a tiempo, perjudica mucho la calidad de crédito e invita al banco a repensar las posiciones que te tiene concedidas.

4# Disposición media de la financiación

Se trata del uso que hace la empresa de sus líneas de circulante, en cualquier de sus modalidades, crédito, descuento, confirming..., etc. La utilización debe ser, de media, entorno al 60%-70% de la financiación concedida para mantener una relación bancaria sin tensiones. Por encima de estos porcentajes significa que la financiación concedida no es suficiente y, si eso no viene motivado por crecimiento de la empresa, es un signo bastante evidente de que el banco está financiando pérdidas, y eso es lo último que espera. Por otro lado, si la disposición media se situa por debajo del 60%, el banco podría reducir el tamaño de las líneas por no obtener una rentabilidad lo suficientemente atractiva. Esta variable se optimiza en su punto medio, ni mucho ni poco.

5# Impagados de descuento o gestión de cobro

Llevar muchos indicadores de cobro a un banco también tiene sus riesgos, y este es uno de ellos, los impagados de tus clientes, ya sean gestionados a través de una línea de gestión de cobro o una línea de descuento de papel comercial, son alertas para tu banco, si tienes impagados de forma habitual lo mejor es que lo gestiones cuánto antes con una agencia de recobro y, si no puedes evitarlos, evita que se concentren todos ellos en un sólo banco.

6# Rentabilidad

El banco está continuamente midiendo y ajustando su ratio riesgo/rentabilidad, cuando tu riesgo aumenta el banco automáticamente ajusta la rentabilidad que obtiene con tu operativa para cubrir lo que se llama pérdida esperada por impago y, en el momento en que la pérdida esperada es superior a la rentabilidad que obtiene, la relación con la empresa deja de tener sentido. Pero ojo, no se trata de dejarse cobrar sin más, se trata de tener claro que el banco, como cualquier otra empresa, busca rentabilizar a sus clientes y que una relación comercial sana es aquella en la que los dos ganan, el win-win. No te dejes cobras en exceso, pero tampoco repliques continuamente a todos los cargos del banco.

Si estos 6 indicadores funcionan bien tu relación con el banco será sana y mantendrás intacta tu capacidad de financiación, pero si se tuercen revísalas e intenta mejorarlas para evitar costes financieros y para mantener la financiación que utilizas, esta es de aquellas cosas que el banco ve "en tiempo real", el resto de información con la que trabaja, Estados Financieros y Cirbe, viene, como poco, con dos meses de retraso, de ahí su importancia.




Si te ha gustado el artículo ¡Compártelo!

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas

Información comercial y financiera de todas las empresas españolas